Ya se instaló, por José Luis Pirela

0
EFE

EFE

(07 de enero de 2016. El Venezolano).-El 6D el pueblo venezolano fue protagonista de una fiesta democrática con la más alta participación en la historia de unas elecciones parlamentarias.

Nuestra nación se unió en las colas de sus dolencias, transformando la rabia en esperanza para salir de una crisis generada por un modelo autoritario, confiscatorio y corrupto que fue derrotado con una fuerte dosis de creatividad, sabiduría y valentía.

Venezuela quiere cambio, se concreto en una mayoría parlamentaria acompañada de altas expectativas y compromiso para empujar el país decente y productivo que reclama en este tiempo nuestra grey.

La reacción de la cúpula roja, todavía sin encontrar la goma, fue de incitación a la violencia contra la instalación de la AN del 5E; creando preocupaciones colectivas en el país. El 23 de diciembre con el mayor descaro designaron 15 Magistrados Principales y 22 suplentes al TSJ, culminando una maniobra fraguada desde hace varios meses y posteriormente de manera irrita la sala electoral interrumpió sus vacaciones para dejar sin representación al Estado Amazonas y a la representación indigna del sur del país, conformada por Apure y la tierra mágica, a través de una medida cautelar de desproclamación de esos Diputados que constituye un escándalo vergonzoso para cualquier persona decente.

Con estos hechos y una campaña de agresiones a través de los medios, llegamos al 5E ansiado, esperado por todos, con la espada de la violencia oficial desenvainada. Grandes contradicciones entre la cúpula roja y las fuerzas armadas jugando estas al respeto por los resultados electorales, estableciendo algunos controles para evitar males innecesarios.

El pueblo concentrado en La Hoyada,  respaldando sus 112 Diputados, Caracas en tensión, Venezuela entera Mosca y Los Parlamentarios electos en un viacrucis, atravesando barricadas militares y policiales para algo absolutamente normal: Ingresar al Hemiciclo.

La Burocracia roja desplegada y armada, insultando a todo el que pudiera o encontrara desprevenido, para no abandonar su cotidiana y mala praxis.

Comenzo el acto de instalación signado por la actitud bochornosa del Diputado Agüero y la postura tira piedra de algunos Diputados Oficialistas con Cilia y Diosdado en silencio aparente, pero tirando línea para convertir el acto en una gallera.

La coyuntura  está en pleno desarrollo de un conflicto necesario; el cambio favorecido por las mayorías encontrara todos los obstáculos que pueda colocarle una clase dirigente que se tambalea; pero no puede subestimarse, en el marco de un juego donde el respeto por las reglas es fundamental para derrotar de nuevo a quienes acarician el atajo de la violencia.

Venezuela es hoy partera de su historia, de sus cambios con la AN como epicentro fundamental de ellos, nadie se llama engaños, no hay partos mágicos, todos tienen su dolor; pero la esperanza tiene cuerpo entre risas y llantos.

Por: José Luis Pirela / La Patilla

Compartir .

Dejar respuesta