¿Y el resto del mes? Cestaticket solo alcanza para una semana de alimentación del venezolano

2

Foto referencial

(03 de Octubre de 2017. El Venezolano).- El nuevo incremento en el bono de alimentación para los trabajadores, contemplado en la Ley del Cestaticket Socialista para los Trabajadores y Trabajadoras, entró en vigencia el primero de septiembre.

Según el presidente de la República, Nicolás Maduro, el pasado 7 de septiembre, la base de cálculo del bono de alimentación subió de 17 a 21 Unidades Tributarias (UT Bs 300 cada una), por lo que pasó de Bs 153 mil a Bs 189 mil. Es decir, un incremento de 24%, con respecto al último aumento realizado en mayo.

En el último informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la Canasta Alimentaria Familiar (CAF) en el mes de agosto se ubicó en Bs 2 millones 012 mil 556,55.

El equipo del diario El Tiempo hizo un recorrido entre el 25 y 26 de septiembre por mercados, supermercados y establecimientos comerciales de la zona norte y constató que el llamado Cestaticket Socialista alcanza para costear sólo 10 artículos de la CAF, más tres de higiene personal.

Del rubro de cereales y sus derivados, se puede comprar un kilo de arroz, de pasta, de harina de maíz y un paquete de pan de sándwich por Bs 55 mil 500

En cuanto a las carnes, mil gramos de res y de pollo suman Bs 44 mil 500. Un kilo de queso y un cartón de huevos se adquieren con Bs 53 mil.

Las hortalizas, la papa y la cebolla también tienen un costo de Bs 10 mil 500.

Del ramo de productos de higiene personal, con el cestaticket se puede comprar una barra de jamón, un detergente en polvo y dos rollos de papel tualé por Bs 25 mil, para totalizar, junto a los Bs 163 mil invertidos en alimentos, Bs 188 mil 500.

Quedan por fuera artículos esenciales como champú, pasta dental, desodorante, afeitadoras, pañales y toallas sanitarias, y para adquirirlos se deben invertir Bs 105 mil 500.

El presidente de la Federación de Trabajadores del estado Anzoátegui (Fetranzoátegui), Tito Barrero, señaló que los incrementos salariales y del bono de alimentación, si no vienen acompañados de medidas que realmente controlen la inflación, no tienen efectos positivos en la calidad de vida del empleado.

“Al subir el salario y los beneficios, automáticamente aumentan los precios bruscamente. A diario el costo de la vida sube, por lo que el trabajador ve desmejorado su estatus y lo percibido por su labor no le alcanza”.

Share.

Leave A Reply