Venezuela termina 2016 con un sabor agridulce por la soberbia de Maduro

0

Composición El Venezolano

(31 de diciembre de 2016. El Venezolano).- El 2016 fue el año de la esperanza para los venezolanos, inició con un nuevo parlamento venezolano donde se hizo valer la voluntad del pueblo en las urnas el pasado 6 de diciembre de 2015.

La felicidad se sentía en las calles, la cuenta regresiva para arrancar el año era típica esperando ese gran cambio que tanto necesitan los ciudadanos de este país, sin embargo, obtener la mayoría en la Asamblea Nacional no fue la plena victoria, de allí el clima se comenzó a poner gris y la desesperanza una vez más se hizo presente.

La prepotencia de Maduro pudo más que los millones de venezolanos que le dejaron claro estar en desacuerdo con su proyecto político lleno de abusos, violación a la Constitución y cinismo.

Lea también: ¡Sinvergüenza! Jorge Rodríguez dice que revocatorio “murió al nacer”

Además de pisotear y no reconocer las acciones del parlamento, el régimen le robó el deseo al pueblo para lograr su salida del poder, el revocatorio desapareció sin haber llegado y Maduro sigue desde el poder tomando medidas que lo único que han hecho es empobrecer a los venezolanos haciéndolos vivir en miseria.

Desde que llegó la “revolución bolivariana” los venezolanos han vivido los años con incertidumbre sobre todo desde que el “heredero de Chávez” llegó al poder, cada vez que emite declaraciones, los ciudadanos tiemblan de pensar “la nueva idea de Maduro”.

El nivel de escasez de productos básicos fue lo que más se sintió en cada rincón de Venezuela, las colas eran kilométricas para en muchos casos ni siquiera poder adquirir un kilo de harina.

Lea también: Situación en Venezuela exige agilidad acorde al “ritmo del hambre, muerte y agotamiento”

A pesar del nivel de inseguridad, las malas políticas económicas que ya ni permiten comer tres veces al día hicieron conocer terribles casos en donde fueron abandonados bebés por no tener cómo alimentarlos,además el hambre cobró la vida de adultos y ancianos por tener el estómago vacío, sin hablar de la cantidad de animales abandonados por no poder cubrir su alimentación. 

Aunado a todo este colapso histórico y visto en todo el mundo, Nicolás cerró el año con broche de oro sacando del mercado el billete de mayor denominación, puso a correr hasta a los abuelitos haciendo largas colas para depositar el billete que le alcanza para tan poco, esta “brillante idea” dejó daños materiales y pérdida económica ante ola de saqueos, sin embargo y como si se tratara de un chiste extendió la medida en dos oportunidades logrando así más desprecio hacia su persona.

Lo que sí es cierto es que para el año 2017 nuevamente el deseo en las doce campanadas con uva o con mandarinas o sin nada, es un cambio político verdadero donde el positivismo sea el principal sentimiento de los ciudadanos que aún siguen en su tierra luchando por una mejor Venezuela  y los miles que se encuentran en otras latitudes también aspiran a kilómetros de distancia cruzar la obra Cruz-Diez pero no para salir volando sino llegar con esas maletas de ilusiones que en una oportunidad tuvieron que llevarse.

Lea también: Salida de circulación del billete de 100 Bs. fue una excusa de Maduro

Compartir .

Dejar respuesta