Venezuela se queda sin futuro por, Emiro Albornoz León

0

Foto: referencial

(25 de abril de 2018. El Venezolano).- Da dolor, y vergüenza admitirlo, pero Venezuela ha sido convertida por esta revolución de la mierda en un país sin futuro por diversas causas.

Según una encuesta divulgada recientemente por la empresa Consultores 21, más de cuatro millones de personas han emigrado hacia otras latitudes en los últimos años a causa de la grave crisis económica, social y política que agobia al país, recrudecida en los el último quinquenio del mandato de Nicolás Maduro.

En Venezuela se apela a las encuestas de opinión pública para aproximarse al número real de desplazados porque en el país no hay registro migratorio ni cifras oficiales formales para medir la cuantía de los emigrados.

Pero lo que llama la atención es que el perfil de los que se van y de quienes desean irse y hacen gestiones para ese propósito, es de un elevado porcentaje de personas jóvenes o en edad productiva, muchos de los cuales con profesionales con elevada formación curricular, y una buena parte de ellos ni siquiera terminan sus estudios y se lanzan a la aventura.

Lo más lamentable de esta terrible situación es que en universidades públicas y privadas la mayoría de estudiantes que abandonó los estudios de pregrado sin culminar su formación tenía los mejores índices académicos. La crisis socioeconómica los obligó a emigrar sin graduarse, para contribuir con el sustento
familiar.

Entonces este cronista se pregunta: ¿qué futuro puede tener un país como Venezuela si la generación de relevo siente que no tiene oportunidades porque los sueldos que devengan al culminar sus estudios profesionales no alcanzan ni para un desayuno, y se marchan?

Para un ejemplo determinante están las cifras ofrecidas por el presidente de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera, quien afirma que más de 22 mil Médicos se han ido del país, la mayoría de ellos especialistas en diversas áreas de las Ciencias Médicas.

Pero lo más dramático de esta encuesta es que cerca de un 80 por ciento de los encuestados afirman que desean irse del país, lo cual revela el impacto de la crisis en la mayoría del pueblo venezolano que hoy pasa hambre y se muere de mengua por la falta de medicinas o por los altos precios que éstas tienen a las cuales no tienen acceso las personas de escasos recursos, que son las grandes mayorías.

Pero allí no queda todo. El futuro de Venezuela se ve más negro cuando se examinan las cifras de pobreza crítica que va dejando la crisis provocada por el régimen de Nicolás Maduro.

El hambre azota sin piedad a los niños que son los más vulnerables a la falta de alimentos y el régimen lo sabe pero se hace el loco para no reconocer la crisis humanitaria, declararla oficialmente y así el país pueda recibir la ayuda internacional. Pero esto sería declararse un estado fallido y allí está la razón de la
negativa del gobierno de Nicolás.

No hay cifras oficiales porque el gobierno las oculta, pero se sabe de centenares de niños que han muerto a lo largo y ancho del país a causa de la malnutrición y de las enfermedades oportunistas que se aprovechan de la debilidad de un cuerpecito infantil para terminar acabando con su vida.

Un informe de Cáritas, institución caritativa ligada a la iglesia católica, señala que este año pudieran morir 300 mil niños a causa del hambre si la situación sigue empeorando como se observa hasta los momentos, lo cual se agrava más al saber que en los hospitales no pueden atender a niños malnutridos porque no
cuentan con leche de fórmula ni de ningún otro tipo ni los medicamentos que permitan revertir sus estados de salud negativos.

Según informes del Banco Mundial, la desnutrición infantil tiene una serie de consecuencias negativas como una tasa mayor de mortalidad, bajo desempeño durante la etapa de aprendizaje de las habilidades cognitivas, sociales y emocionales, bajo desempeño escolar y  limitada productividad laboral en la edad adulta. Este proceso colabora con la transmisión intergeneracional de la pobreza y la desigualdad en las familias de escasos recursos.

Venezuela, irremediablemente, se queda sin futuro.

Por Emiro Albornoz León

Share.

Leave A Reply