Venezuela puede ser un país de propietarios, por Jorge Barroso

0

Referencial

(01 de febrero de 2017. El Venezolano).- Hace un par de años desde el municipio Sucre, en el corazón de Petare, le dimos a Venezuela una nueva oportunidad para soñar y creer que los sueños; sí, se pueden hacer realidad.

Desde el Concejo Municipal de Sucre de la mano de nuestro alcalde Carlos Ocariz, promulgamos la Ordenanza de Regularización y Tenencia de Tierras “Mi Propiedad”, con la que convertiríamos en propietarios de su vivienda a más de 110 mil vecinos de la jurisdicción.

En el municipio Sucre de Miranda, y en Venezuela, escribimos un nuevo capítulo en nuestra historia. Por primera vez, tras más de 40 años, miles de familias podrían ser dueños de sus viviendas. Tener los papeles de su casa, estar facultados para heredárselas a sus hijos o nietos; incluso, venderlas si esa era la intención.

Esto, junto a la colaboración de la Gobernación de Miranda con el otorgamiento de materiales de construcción, para tener una vivienda digna y con calidad, suponía una gran solución al problema habitacional que atravesamos en nuestro país. Una demostración de que, Creemos en la propiedad privada y que no nos valemos de chantajes o artimañas partidistas para cumplir con nuestro deber de darle propiedad a nuestro pueblo.

Hoy, esta victoria frente a una historia de desidia y abandono, sella un nuevo capítulo; y es que con orgullo, vimos la semana pasada a un grupo de diputados a la Asamblea Nacional, preocupados por la realidad del venezolano. Llevando al Parlamento a la calle, enfrentándolo a las necesidades del pueblo. Sesionando desde nuestro Polideportivo, un punto de honor para nuestra gestión en pro de los petareños.

Lugar en el que, nuestros diputados aprobaron en primera discusión la nueva “Ley de Barrios”, con la que les otorgarán títulos de propiedad a unos 14 millones de venezolanos que habitan en los sectores populares del país. Una gran ayuda para que las millones de familias que viven en barrios consolidados tengan la propiedad de sus viviendas y de la tierra en la que están construidas.

Estamos hablando, no solo de viviendas. Sino de acceso a los servicios básicos y mejoramiento de las condiciones habitacionales. Donde cada venezolano sea dueño de su espacio y pueda heredárselo a sus hijos o nietos. Poder dejarles a las próximas generaciones una casa como fruto de tantos años de trabajo y esfuerzo es un regalo y una bendición que hemos querido regalarle, desde todas las instancias y gobiernos de Primero Justicia, a nuestra gente en Venezuela.

Nosotros no creemos en expropiaciones, ni en chantajes. Nosotros creemos en un país con futuro y oportunidades. Nosotros creemos que, Venezuela puede ser un país de propietarios. Seguiremos luchando y trabajando fuerte para que sea posible.

Por Jorge Barroso

Share.

Leave A Reply