Venezuela hacia la destrucción total por Emiro Albornoz León

1

Foto: referencial

(28 de junio de 2018. El Venezolano).- Por como están las cosas en Venezuela, con este régimen comunista, disoluto , irresponsable e inepto, nos encaminamos a la destrucción total del país. No pecamos de exagerados si afirmamos que Venezuela está prácticamente paralizada. Aquí nada funciona.

Ya no solamente está colapsado el servicio eléctrico ante la irresponsabilidad del régimen revolucionario de no construir fuentes alternas de generación del fluido eléctrico para soportar la demanda creciente de este sistema.

Los apagones y bajones del fluido eléctrico están a la orden del día con las consecuencias que ese problema tiene para los sectores de la economía y para los núcleos familiares de todo el país con la pérdida de electrodomésticos que son imposibles de recuperar porque no ha poder adquisitivo para estos artefactos ante la hiperinflación generada por las irresponsables políticas económicas de la
revolución.

El servicio de agua potable falla por los cuatro costados de la nación. El régimen no se ocupó en casi veinte años de mandato, con los ingresos descomunales de miles y miles de millones “y millonas” de dólares por la venta del petróleo, de construir una represa, ni mucho menos ampliar las plantas de tratamiento y los
acueductos construidos durante la muy vilipendiada cuarta república.

Los informes provenientes de los organismos económicos del país dan cuenta del cierre de buena parte de las industrias y comercios con su secuela de desempleo y de hambre y miseria para quienes pierden sus puestos de trabajo.

El transporte público es un caos y se presenta como la mayor amenaza para la parálisis del país. Los trabajadores, los estudiantes, las amas de casa y todos cuantos necesitan trasladarse de un lugar a otro, tienen que pasar largas horas en colas o caminando hacia los sitios de llegada porque el parque automotor público está en el suelo en un 70 por ciento, aproximadamente. En estos momentos chirrincheras, perreras o cualquier cosa que ruede, en las peores condiciones, se han presentado como solución, unidades en las cuales los pasajeros viajan hacinados y con el mayor de los peligros para sus seguridad porque todas presentan condiciones deplorables.

Hasta camiones militares están sacando de los cuarteles para ayudar a paliar este desastre y para usarlos las mujeres tienen que ser manoseadas por los efectivos para ayudarlas a subir alturas de hasta dos metros. Se estima que a finales de año vendrá el desenlace fatal porque unidad que queda sin cauchos o sufre desperfectos mecánicos, es imposible ponerla a circular nuevamente por los elevadísimos costos de los mismos.

Todo este desbarajuste, esta tragedia que viven los venezolanos, es el resultado de la puesta en práctica del socialismo del siglo XXI, a la cubana, proyecto inicial de ese siniestro y desquiciado personaje que en vida fue Hugo Chávez, y continuado por su hijo putativo, Nicolás Maduro.

Si la unión Soviética quedó desintegrada, la China comunista tomó la ruta de la economía de mercado o liberalismo económico, quedando el comunismo solamente para que la cúpula que domina el gobierno siga en el poder. Cuba y Norcorea están arruinadas, cómo pueden creer estos comunistas criollos que el
proyecto comunista es la panacea.

De tal manera que, sin ser profetas del desastre, el futuro de Venezuela es bien negro, pero hay salidas.
Hugo Chávez y los militares traidores que lo acompañaron en sus aventuras golpistas del año 1992, utilizaron como excusa la corrupción y el olvido del pueblo puestos en práctica en la cuarta.

Ahora, luego de veinte años de robo depravado, de desidia absoluta, de incompetencia, de incuria, las razones que alegaron los golpistas el 4-F están elevadas a la enésima potencia, con más del 80 por ciento de la población pasando hambre y muriéndose de mengua en los hospitales por falta de atención
médica. Hay miles de razones para que Maduro se vaya del poder.

Share.

1 comentario

  1. Pingback: ¡Joya en ruinas! Localidad venezolana se encuentra en total desidia gubernamental

Leave A Reply