Ciudadanos al borde de la hambruna mientras el Ejército de Venezuela trafica alimentos

0

Foto: AFP

(28 de diciembre de 2016. El Venezolano).- En medio de la peor crisis económica, social y política que vive Venezuela, los militares son quienes controlan la distribución de los alimentos por órdenes de Nicolás Maduro y quienes se lucran de esto. 

Según un trabajo especial realizado por  realizada por The Associated Press reseñan como estos realizan sus negocios clandestinos. Tal es el caso del tendero José Campos quien explica que cuando se quedó sin alimentos básicos en julio de este año, le tocó en medio de la noche,  viajar hasta un mercado ilegal administrado por militares para comprar pallets de harina de maíz a 100 veces el precio fijado por el gobierno.

Señaló que “los militares estaban allí pendientes de las bolsas de dinero. Siempre tuvieron lo que necesitaba”.

El trabajo especial resalta Venezuela se encuentra al borde de la hambruna, por lo que el tráfico de alimentos se ha convertido en un gran negocio y las Fuerzas Armadas están en el corazón de todo, según documentos y entrevistas con más de 60 funcionarios, propietarios de empresas y trabajadores, entre ellos cinco exgenerales. Como resultado, la comida no está llegando a los que más la necesitan.

Destacan que el gobierno de Estados Unidos ya tomó nota. Los fiscales están investigando a empresarios y altos funcionarios, incluyendo a efectivos del ejército, por lavado de recursos —por dinero que pasa por el sistema financiero estadounidense— provenientes de los contratos de alimentos, según varias personas con conocimiento directo de las investigaciones.

Lea también:  ¡Siguen las malas noticias! Escasez de alimentos seguirá agudizándose en Venezuela

Recuerdan que el fallecido mandatario Hugo Chávez creó el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación en 2004 para aumentar el control militar de estos productos ante los intentos de la oposición de derrocarlo. Su gobierno socialista nacionalizó y luego descuidó granjas y fábricas, y la producción doméstica se secó. Cuando el precio del petróleo se derrumbó en 2014, el gobierno ya no tenía recursos para importar todo lo que necesitaba el país.

Ante esto cuando la población necesitó alimentos se originaron protestas y saqueos, la medida del gobierno fue entregar el poder total de la comida a los generales. Según Werner Gutiérrez, profesor de agronomía de la Universidad de Zulia, el gobierno importa ahora casi todos los alimentos del país y los sobornos a los generales están incluidos en los altos precios de las importaciones.

Aseguran que el control militar sobre los alimentos vuelve menos probables las sublevaciones de los soldados hambrientos, pero también ha reducido el suministro de comida. Ante los temores de corrupción, los tres principales vendedores de alimentos de Estados Unidos han dejado de vender directamente al gobierno de Venezuela.

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

 

Compartir .

Dejar respuesta