Venezolanos intentan acreditarse un particular récord Guinness

0

(31 de marzo de 2018. El Venezolano).- Una familia venezolana conformada por 16 hermanos vivos se convertirá el próximo 4 de abril en la más longeva del mundo, al sumar entre todos 1.200 años.

En abril, cuando Carlos (el hermano número 13) cumpla 68 años, la familia Alfonzo Mayorga habrá alcanzado la cifra con la que superará ampliamente a los irlandeses que actualmente detentan la marca mundial.

Los venezolanos son todos hijos de la pareja conformada por Rafael Ángel Alfonzo, un obrero petrolero nacido en la isla Margarita, y Carmen Mayorga, originaria del estado Sucre, al oriente de Venezuela. Ambos se conocieron en Lagunillas, un asentamiento petrolero ubicado en el occidental estado Zulia, a unos 685 kilómetros de Caracas.

En la casa número 876 de la avenida 1 de Campo Rojo (nombre de uno de los campamentos petroleros propiedad de la extinta empresa Lagoven) nacieron los 16 hijos de Rafael y Carmen:

José Lino: 02 de noviembre de 1931 – 86 años.

Iris del Carmen: 11 de noviembre de 1933 – 84 años.

Lilia: 23 de diciembre de 1934 – 83 años.

Isbelia: 24 de diciembre de 1935 – 82 años.

Isabel: 18 de febrero de 1937 – 81 años.

Rafael: 24 de marzo de 1938 – 80 años.

Agustín: 11 de mayo de 1939 – 78 años.

Armando: 28 de agosto de 1940 – 77 años.

Oswaldo: 14 de octubre de 1942 – 75 años.

Helí Saúl: 09 de abril de 1944 – 73 años.

Julio: 30 de noviembre de 1945 – 72 años.

Marcos: 25 de abril de 1948 – 69 años.

Carlos: 04 de abril de 1950 – 67 años.

Mirta: 15 de noviembre de 1951 – 66 años.

Jorge: 19 de agosto de 1953 – 64 años.

Alfredo: 25 de mayo de 1955 – 62 años.

La casa en la que nacieron era pequeña, solo tenía dos habitaciones, una sala comedor y la cocina, por lo que debieron aprender a potenciar cada espacio del que disponían.

Para sus padres no fue difícil sostener a sus 16 hijos, debido a que el trabajo de su padre, como obrero petrolero, tenía una serie de beneficios que hizo más llevadera la crianza.

“En los campamentos petroleros no teníamos que pagar por la casa. Los servicios de electricidad, agua y gas eran gratuitos, lo mismo que la salud y la educación”, precisa Julio César.

Share.

Leave A Reply