Vargas Llosa: la cultura de la libertad es el único modelo para combatir la pobreza

1
Referencial

Referencial

(05 de mayo 2016. El Venezolano).- En su ajetreada gira por Argentina, el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa pasó por diversos medios de comunicación, se reunió con el presidente Mauricio Macri y participó en conferencias y debates. El viernes, incluso, presentará su última obra en la Feria Internacional del Libro en dicho país.

Pero el escritor y periodista peruano también dedicó su tiempo a hablar de su optimismo sobre el futuro de América Latina y sus críticas al pasado durante una conferencia organizada por la Cámara Argentina de Comercio el jueves en un histórico hotel de Buenos Aires, reseñó Infobae.

“Los latinoamericanos han llegado a aceptar que el único modelo para combatir la pobreza y el subdesarrollo es el de la cultura de la libertad”, comenzó Vargas Llosa durante una breve exposición, antes de dedicarse de lleno a hablar de los países de la región.

“Brasil parecía haber despegado, pero de pronto esa democracia entró en crisis”, consideró el autor de Conversación en la Catedral, para quien el régimen de Lula pasó de la santificación a convertirse en el origen de la corrupción. “Hoy en día hay un proceso de purificación de esa democracia”, consideró. La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, está a un paso del impeachment por administración fraudulenta.

Vargas llosa también se mostró optimista sobre Chile, donde la “buena política económica” se mantiene a pesar de los cambios políticos, y sobre la Argentina, que se habría apartado de un camino en dirección a Venezuela. “El progreso democrático en Latinoamérica es extraordinario”, opinó.

“¿Quién podría creer que Venezuela es un modelo? Se está literalmente muriendo de hambre a pesar de sus inmensas riquezas”, se preguntó sobre el país al que también consideró como el último embarcado en una utopía socialista que derivó en alta inflación, creciente criminalidad y escasez.

Una pregunta similar se hizo sobre Cuba: “Es un pueblo entero que sueña con escapar e irse a los Estados Unidos. Aunque ya no puedo llamarla comunista, porque el régimen está desapareciendo de una manera muy discreta”.

En cuanto a Perú, donde el premio Nobel llegó muy cerca de la presidencia en las elecciones de 1990 que ganó Alberto Fuimori, Vargas Llosa se alarmó porque “la hija de un dictador tremendamente corrupto y sanguinario podría ganar las elecciones”, en referencia a Keiko Fujimori, que ganó las elecciones en abril pero deberá ir a ballotage en junio contra Pedro Pablo Kuczynski.

Durante la fase de preguntas, que estuvieron a cargo de los periodistas argentinos Joaquín Morales Solá y Eduardo van der Kooy, hubo interés en saber por qué los países de Latinoamérica se mantenían normalmente en silencio ante el surgimiento de dictaduras o regímenes autoritarios en la región.

“Por cobardía”, lanzó Vargas Llosa y en seguida dirigió su frustración contra la Organización de los Estados Americanos. “La OEA es la gran cómplice de las dictaduras latinoamericanas, ha incumplido sistemáticamente su rol. Con Venezuela ahora comienza a hacerlo, pero en la práctica ha sido cómplice de Chávez”, consideró con relación a un reciente pedido de considerar la cláusula democrática en Venezuela, mecanismo que podría expulsar al país del organismo por incumplir principios democráticos.

Finalmente, ante una pregunta sobre el narcotráfico, el peruano explicó su conocida postura: “No hay solución al narcotráfico que no sea la legalización. No se lo puede solucionar con políticas represivas”.

Share.

Leave A Reply