“Promedio” de huracanes en el Atlántico sería de 4 a 8 esta temporada

1

Florida se ha librado en más de una década del impacto directo de un huracán

(31 de mayo de 2016. El Venezolano).- Expertos de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA)  por sus siglas en inglés, pronosticaron una actividad “cercana a lo normal”, en esta nueva temporada de huracanes que comienza oficialmente el 1 de junio, que afecta durante seis meses a Estados Unidos, el Caribe y México, con 10 a 16 tormentas tropicales, de las cuales entre 4 y 8 llegarían a huracanes, un pronóstico superior al de los últimos tres años.

Hay un 45 % de probabilidades de que la temporada ciclónica sea “casi normal”, y un 30 % y un 25 % de que su actividad sea por encima o por debajo de la normalidad, respectivamente.

Dentro de este pronóstico está considerado el huracán Alex de categoría 1, que se formó el 13 de enero al sur-suroeste de las Islas Azores y al día siguiente se convirtió en el primer huracán formado en el Atlántico Norte en un mes de enero desde 1938.

En una temporada considerada normal por la NOAA se forman una media de 12 tormentas tropicales, de las que 6 se convierten en huracanes y 3 de ellos alcanzan categorías superiores.

Referencial

“El pronóstico de esta temporada de huracanes es más desafiante que la mayoría de otros, porque es difícil determinar si se reforzará o las influencias climáticas afectarán el desarrollo de las tormentas tropicales,” dijo Gerry Bell, jefe meteorólogo del Centro de Predicción Climática de la NOAA.

En ese contexto, “una predicción de actividad ciclónica cerca de lo normal sugiere que podemos ver más huracanes de los que hemos visto en los últimos tres años”, cuyo número “fue por debajo de lo normal”.

“El Niño” define la temporada

Los especialistas afirman que el pronóstico está basado en que el fenómeno El Niño ya está en proceso de debilitamiento y se espera desaparezca para finales de la primavera. Se pasaría a condiciones neutrales que duraría la siguiente estación de verano y para el inicio de la estación de otoño comience a desarrollarse el fenómeno de La Niña, que provoca una disminución de los vientos cortantes en altura y mayor humedad, lo que favorece la tendencia en el incremento de desarrollo de los Ciclones Tropicales.

No obstante, “los modelos actuales de predicción muestran incertidumbre respecto de la fortaleza de La Niña y cuál será su impacto”, de acuerdo a la NOAA.

En estos momentos las aguas oceánicas están en el Atlántico Norte con temperaturas por debajo de lo normal para la época y la incertidumbre de como continuarán, y en el Atlántico Tropical están las temperaturas oceánicas un poco por encima de lo normal que se espera continúen así.

La temporada de huracanes en la cuenca atlántica de 2015 concluyó con una actividad por debajo de lo normal, con 11 tormentas tropicales. Sin embargo, sólo hace falta un huracán para que el efecto pueda ser devastador y catastrófico como sucedió en 1992, temporada en la que solo se predijeron siete tormentas, pero el poderoso huracán de categoría 5 Andrew, con vientos de más de 252 kilómetros por hora, barrió las ciudades de Homestead y Florida City. Ha sido el peor desastre natural que se ha producido en el sur de Florida, con 15 muertos, 25.500 casas destruídas, 100.000 viviendas dañadas y 250.000 personas sin techo, además de daños por 25.000 millones de dólares.

Florida se ha librado en más de una década del impacto directo de un huracán. El último que azotó el sur de la península fue Wilma, en 2005. También se cumple en agosto próximo once años del paso del devastador huracán Katrina, considerado el desastre natural más costoso en la historia de Estados Unidos. Katrina se cobró la vida de 1.833 personas y causó daños por valor de 108.000 millones de dólares, tras golpearel sudeste de Luisiana.

En esta temporada

Desde 1953, a las tormentas tropicales del Atlántico se le ha asignado un nombre de las listas originadas por el Centro Nacional de Huracanes; ahora mantenida y actualizada por un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial. Hasta 1979 solo se asignaban nombres de mujeres. Después de esto, los hombres y las mujeres se alternan los nombres. Seis listas se utilizan en la rotación.

La única vez que se ha producido un cambio en la lista, es si una tormenta es tan mortal o costosa que el uso continuado del nombre sería inapropiado por razones de sensibilidad. Cuando ésto ocurre, el nombre es retirado de la lista y otro nombre es seleccionado para reemplazarlo.

En este 2016, además de Alex, los nombres escogidos para la cuenca atlántica son Bill, Claudette, Danny, Erika, Fred, Grace, Henri, Ida, Joaquin, Kate, Larry, Mindy, Nicholas, Odette, Peter, Rose, Sam, Teresa, Victor y Wanda.

Referencial

¿Cómo prepararse?

Existe una serie de guías para la prepararse antes, durante y después de la temporada de huracanes; desde los implementos de primera necesidad que no deben faltar en su casa, donde asistir si se encuentra desamparado o en peligro, hasta los consejos para hacer reclamos de siniestros, en los casos requeridos.

Cualquier persona que necesite un cuidado especial de salud, durante o después de un huracán, es considerada una persona con necesidades especiales. Entre ellas, personas con incapacidades, enfermedades crónicas o necesidad de equipos de supervivencia. Regístrese con tiempo. Las autoridades deben determinar el nivel de cuidado requerido.

Si se han emitido avisos de alerta o advertencia de huracán, podrá adoptar estas medidas básicas para prepararse para la tormenta.

– Infórmese sobre los planes de emergencia de su comunidad, señales de advertencia, rutas de evacuación y ubicaciones de los albergues de emergencia.

– Identifique los posibles peligros para el hogar y sepa cómo salvaguardarlos para proteger su hogar antes de que llegue el huracán.

– Compre un extinguidor de incendios y asegúrese de que su familia sepa dónde está y cómo usarlo.

– Ubique y ponga en un sitio seguro sus documentos importantes.

– Anote los números de teléfono de emergencia.

– Informe a las autoridades locales sobre toda necesidad especial, personas mayores de edad o postradas en cama, o personas discapacitadas.

Igualmente, deberá abastecer su casa con los suministros necesarios para un período de emergencia.

– Varios recipientes limpios para agua, lo suficientemente grandes como para almacenar agua para 3 a 5 días (unos cinco galones por persona).

– Un suministro de alimentos no perecederos para 3 a 5 días.

– Un botiquín y un manual de primeros auxilios.

– Un radio portátil y linternas a pilas, y pilas de repuesto.

– Bolsas de dormir o mantas suplementarias.

– Purificadores de agua, como tabletas de cloro o yodo o blanqueador de cloro normal para uso doméstico, sin perfume.

– Medicamentos de venta bajo receta y otros suministros médicos especiales.

– Alimentos para bebé y/o fórmula preparada, pañales y otros suministros para bebés.

– Paños de limpieza desechables, como toallitas para bebés.

– Suministros de higiene personal, como jabón, dentífrico, paños higiénicos, etc.

– Un maletín de emergencia con alimentos, luces de emergencia, cables de arranque, mapas, herramientas, un botiquín de primeros auxilios, extinguidor de incendios, bolsas de dormir, etc.

– Puede encontrar una lista exhaustiva de suministros para desastres en la página web de FEMA (siglas en inglés) “Are you Ready.”

Cuando se anuncie un aviso de huracán usted deberá:

– Llenar el tanque de gasolina de su automóvil.

– Si no dispone de vehículo, coordinar el transporte con amigos o familiares.

Llenar los recipientes para agua limpia.

– Examinar los planes y suministros de emergencia, verificar que no falte ningún artículo.

– Sintonizar la radio o la TV para escuchar la información meteorológica de último momento.

– Prestar atención a las sirenas de alarma y señales de advertencia.

– Asegurar todo elemento a la intemperie que pueda dañar la vivienda durante una tormenta, como bicicletas, parrillas, tanques de propano, etc.

– Cubrir las ventanas y puertas con plywood o tablas, o colocar tiras grandes de cinta de enmascarar o adhesiva sobre las ventanas, para reducir el riesgo de roturas y de vidrios que vuelan.

– Colocar los vehículos bajo techo, siempre que sea posible.

– Llenar los fregaderos y las bañeras con agua como suministro suplementario para lavar.

Debido a la potencia destructiva del huracán, nunca ignore una orden de evacuación. Las autoridades le indicarán que abandone el sitio si se encuentra en una zona baja o dentro del recorrido de mayor potencial de la tormenta. De ser así, lleve solamente los artículos esenciales.

Recuerde que un huracán puede llegar en cualquier momento y la mejor ayuda que podemos brindar a las autoridades responsables es seguir sus sugerencias y estar preparados para la eventualidad.

TELÉFONOS DE UTILIDAD

Agencia Federal de Gestión de Emergencias

1-800-621-FEMA (3362)

FEMA Hotline 1-800-342-3557

www.fema.gov

Hurricane Helpline 1-800-22-STORM (78676)

TTY 1-800-640-0886

Español: 1-800-FLA-AYUDA (352-9832)

FPL: 1-800-4-OUTAGE (800-468-8243)

Tráfico y condiciones de carreteras: 511

Disaster Assistance Insurance: 1-800-22-STORM

AT&T: 1-877-757-6500

EMERGENCIAS: 9-1-1

Servicios Sociales para Familias: 2-1-1

Información gubernamental: 3-1-1

TECO/PEOPLE GAS: 1-877-832-6747

Necesidades Especiales: www.AbilityPath.org

Insurance Information Institute: www.iii.org

Para mantenerse actualizado entre en la página http://www.nhc.noaa.gov/ y en la División de Emergencia de Florida http://www.floridadisaster.org.

Redactado por: Sandra Ramón Vilarasau

 

Compartir .

Dejar respuesta