¡Que tristeza! A un año de los CLAP, el pueblo venezolano come de la basura

6

Foto: composición El Venezolano

(12 de marzo de 2017. El Venezolano).- Este próximo 12 de marzo el régimen de Nicolás Maduro celebrará el primer  aniversario de los  Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), el presidente dijo que se prepararán con un “trabajo comunitario y  con mucha alegría”.

La excusa de régimen para controlar hasta la comida de los venezolanos fue en su momento según  para cubrir la crisis generada por la tan nombrada “guerra económica” que dejó al país sin comida, por la falta de producción. La propuesta pretendía abastecer a las familias venezolanas con una bolsa llena de productos de la cesta básica, sin embargo sólo 1 millón 945 mil familias han sido los dichosos beneficiados según lo declaró Freddy Bernal.

Lea también: ¿Eficiencia o nada? CLAP solo beneficiaron a un 10,6% de la población venezolana

Sólo 3 millones 200 mil personas han visto algún tipo de beneficio por este servicio que hasta los momentos y según las cifras sólo cubre un 10,6% de la población total venezolana, una cantidad muy inferior a la que el Gobierno pretende llegar.

A un año de su fundación, más de tres millones de venezolanos comen de la basura, porque no les alcanza el sueldo ante la inflación y el elevado costo de los alimentos en el país. Donde niños han fallecido por ingerir alimentos descompuestos y otros por desnutrición y en ciertos casos madres se han visto en la necesidad hasta de vender a sus hijos por no poder alimentarlos, sin embargo,  al régimen no le interesa y sigue dedicándose en gastar  el dinero del pueblo en actos de conmemoración por la muerte del difunto Hugo Chávez.

Lea también:  Crisis en Venezuela se ve reflejada en el rostro de sus habitantes: comen de la basura

Muchas han sido las denuncias por la falta de comida, los diputados a la Asamblea Nacional (AN) se han visto en posiciones fuertes, tal es el caso del parlamentario, Carlos Paparoni, quien fue agredido por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) cuando manifestaba en la sede del Ministerio de Alimentación en la capital de Venezuela contra el hambre en el país.

Entre tanto, el exministro de Planificación del primer gobierno de Hugo Chávez, Felipe Pérez Martí, aseguró que “algunos militares corruptos son los que se benefician” de las importaciones que hace el gobierno para atender a sectores populares a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Lea también:  GNB agrede al diputado Paparoni por manifestar contra el hambre

Durante una entrevista en el portal Frontal27, Martí indicó que  “este gobierno es de extrema derecha, utilizando con migajas a una fracción pequeñísima de la población. Las importaciones de los productos que hace el gobierno para las bolsas, le llegan a la gente, máximo, en un 20%. El 80% de estas importaciones quedan, de una manera grosera y grotesca, en las manos de los que manejan esto que son algunos militares corruptos y sus redes de distribución. Esos son los que se benefician”.

Además los productos de los CLAP son actualmente revendidos, como ocurre en las Playitas, a 100 metros de una alcabala de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ubicada en el Terminal de Pasajeros de Maracaibo, estado Zulia.

Lea también:  Exministro de Chávez: militares se quedan con 80% de las importaciones de los CLAP

El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, aseguró que los alimentos importados que vende el Estado a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) pueden ser producidos por los industriales del país, lo que generaría un importante ahorro a la nación.

Señaló que lo que más da tristeza “es que por cada kilo que viene en esa bolsa de CLAP, por cada dólar que utilizan para traer ese kilo de México o de donde lo consigan, ese mismo dólar, poniéndolo a la disposición para la producción de bienes y servicios en el país se pueden producir de 4 a 5 kilos”, reseñó EFE.

A su juicio, el régimen de Nicolás Maduro  “insiste” en creer que el problema de la escasez de los alimentos “está en controlar la distribución y no en estimular la producción”.

Lea también:  Hasta los productos del CLAP son “bachaqueados”

Lo cierto del caso es que el régimen sigue sin hacer nada, la población hace cola hasta en los camiones de basura como una medida desesperada ante el hambre, la inflación devora el bolsillo de los venezolanos y ellos detrás de su disidencia, inventando guerras.

 

Share.

Leave A Reply