¿Traición? España vendió repuestos para armas a Venezuela a pesar del embargo de la UE

2

(31 de diciembre del 2018. El Venezolano).- Sin importar el embargo armamentístico dictado por la Unión Europea, España continúa formando parte del proceso de modernización de los carros de combate de la Armada Venezolana.

Desde el primer mes de 2018 España aprobó la venta de repuestos blindados por 20 millones de Euros al dictador Nicolás Maduro, contando con una aprobación previa que data desde agosto de 2017, cuando Mariano Rajoy seguía presidiendo la nación.

Debido a la oleada de represiones vivida durante el 2017 en el que más de 130 personas murieron el Consejo Europeo aplicó la medida contra Venezuela, para cercar al país y evitar que ocurrieran más muertes. Del mismo modo ocurrió con la paralización de los activos.

Lea también: Colombia denunció que tres venezolanos planeaban atentar contra Duque

El embargo a Venezuela solo admite dos excepciones: el suministro de material con fines humanitarios o para operaciones de la ONU y organizaciones regionales; y “la ejecución de contratos celebrados antes del 13 de noviembre de 2017 o de contratos auxiliares necesarios para la ejecución de los mismos”.

En el primer semestre de este año, según revela la Estadística sobre Exportaciones de Material de Defensa de la Secretaría de Estado de Comercio, España vendió a Venezuela piezas de vehículos militares por 6.216 euros. Mucho más importante fue, sin embargo, que la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU) —en la que se sientan representantes de Presidencia, Exteriores, Defensa, Economía, Industria o Interior— aprobara, todavía bajo el Gobierno del PP, una licencia para exportar a Caracas componentes de carros de combate por 20 millones de euros. Esta cifra es casi diez veces superior a todas las ventas de armas españolas a Venezuela en el año 2017 (3,5 millones) o 2016 (2,6). Según reportó el diario El País.

Según las fuentes consultadas, la licencia corresponde al programa de modernización de 86 carros de combate AMX-30 de fabricación francesa que el Ejército venezolano está llevando a cabo por valor de unos 70 millones de euros. Estos tanques, adquiridos en 1970, ya fueron sometidos a una primera modernización, por parte de empresas venezolanas, que resultó un fiasco y estuvo rodeada de sospechas de corrupción,

Ahora, los carros de combate van a ser modernizados con la incorporación de equipos informáticos y electrónicos, suministrados en su mayor parte por una empresa israelí, mientras que la integración corresponderá a la firma española Star Defence Logistic Engineering SL (SDLE). Esta compañía, con sede en Móstoles (Madrid) y creada en 2008, cuenta con un centenar de trabajadores y una facturación anual de unos 15 millones de euros y es suministradora habitual del Ejército.

Share.