Torturas contra más de 280 venezolanos fueron expuestas ante la OEA

8

Foto: referencial

(14 de Septiembre de 2017. El Venezolano).-  Este jueves, durante el inicio de las audiencias en la Organización de Estados Americanos (OEA) para determinar si en Venezuela se han cometido crímenes de lesa humanidad,  Tamara Sujú, directora ejecutiva del Instituto Casla, denunció las torturas y violaciones perpetradas por funcionarios de las fuerzas del régimen  venezolano en contra de 289 personas, tanto manifestantes como ciudadanos adversos a sus políticas.

Una publicación realizada por El Nacional, destacó que entre los casos más resaltantes existen detenidos durante las protestas que denunciaron que fueron agredidos sexualmente, a otros les obligaron a comer excremento y algunos fueron sometidos a descargas eléctricas.

Detalló que la cantidad de afectados, 223 son hombres y 66 mujeres. 79% tienen edades comprendidas entre los 18 y 30 años de edad, mientras que 11%  oscilan entre los 31 y 40 años de edad.

Todos recibieron torturas psicológicas. Además, del total, 280 fueron golpeados y 192 fueron sometidos a torturas sexuales. En los casos de agresión sexual se incluyen las violaciones con rolos o incluso con armas de fuego.

Lea también: Periodista Carlos Rojas tras su liberación: perdí 15 kilos y fui torturado psicológicamente

Sujú afirmó que 23 de los aprehendidos padecen o han pasado por “torturas blancas”, que consisten en mantenerlos en condiciones inadecuadas de reclusión.

Manifestó que “no respiran aire fresco, las temperaturas son inferiores a 18 grados centígrados. Hay una cárcel que se llama ‘La Tumba’ que está a cinco pisos bajo la tierra. El único sonido que ellos escuchan es el sonido del Metro de Caracas. Cuando deja de pasarles por encima de la cabeza es cuando identifican que es de noche”.

Señaló que los cuerpos del Estado responsables por lo ocurrido son la Guardia Nacional Bolivariana, las policías regionales y la Policía Nacional Bolivariana, según detalló la defensora de los derechos humanos.

Por su parte, el expreso político y dirigente de Voluntad Popular, Francisco Márquez narró que pasó por cuatro celdas diferentes en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), donde conoció a personas que habían perdido hasta la vista debido a las torturas.

“Lo único que le agradezco al exilio, es poder denuncia a viva voz, lo que pasó, porque yo lo viví, a mi nadie me lo contó”, expresó Márquez, quién también es Director Ejecutivo de Visión Democrática.

Además elevó un llamado hacia la crítica situación que aqueja al diputado opositor Gilber Caro, quién el pasado miércoles intensificó su huelga de hambre, al coserse los labios.

Lea también: Diputado Gilber Caro intensificó su huelga de hambre: se cosió los labios

Márquez concluyó que no hay peor castigo para un torturado, para un exiliado, para un preso político que el olvido, por lo que exhortó a la OEA, a tomar en cuenta la importancia de su voz y de no olvidarse de los venezolanos.

Viuda de José Alejandro Márquez declaró en la OEA

Posteriormente, Johanna Aguirre tomó la palabra, se presentó como la viuda de José Alejandro Márquez, explicó que fue asesinado por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) el pasado 19 de febrero de 2014.

Lamentó que su esposo fuera asesinado por grabar lo que ocurría en una manifestación en Venezuela, además recalcó que ni siquiera habiamos enterrado a Alejandro, cuando el para ese entonces, presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, lo acusaba de ser un sicario, que había sido contratado para asesinar al presidente de la Rrepública.

Aguirre explicó que a pesar de lo doloroso de relatar y revivir lo ocurrido, espera que al emitir su testimonio en la OEA, se haga justicia con el caso de Márquez.

 

Compartir .