Sentencia del TSJ es contradictoria a decisiones del organismo hace años

14
EFE / Referencial

EFE / Referencial

(11 de enero 2016. El Venezolano).- En las elecciones del 6 de diciembre, la oposición al Gobierno de Nicolás Maduro logró 112 de los 167 escaños del Parlamento venezolano, la tan ansiada mayoría calificada, que permite varios actos importantes, como la facultad de acortar el mandato presidencial o remover altos cargos del Estado.

Más de un mes después de los comicios, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha declarado nulas las decisiones de este Parlamento, alegando desacato a un recurso de impugnación interpuesto por el chavismo contra los resultados en el estado Amazonas, donde tres opositores y un oficialista obtuvieron un curul.

Lea también: Esta es la sentencia del TSJ donde declara nulos los actos de la Asamblea Nacional

Sin embargo, la decisión se contradice con una sentencia de enero de 2013, en la cual el mismo TSJ declara que este ente no puede desproclamar ningún cargo electo por la voluntad popular.

“Cualquier pretensión de anular una elección y/o de desproclamar a un funcionario electo por parte de algún poder constituido, al margen de una disposición constitucional expresa y desconociendo ‘el preponderante rol del cuerpo electoral una vez que ha sido manifestada su voluntad en un proceso comicial’, implicaría subordinar la libre expresión de la voluntad popular a una ‘técnica operativa, tomando en consideración –además- los traumatismos políticos e institucionales que supone la forzosa desincorporación de un funcionario electo…’, como expresara esta Sala en el fallo citado”, dice parte del texto que puede revisar en este enlace.

Si bien la sentencia fue utilizada para el caso del fallecido presidente Hugo Chávez, cuando ese mismo año no logró asistir a su toma de posesión, la Constitución venezolana es clara en su artículo 200: “Los diputados a la Asamblea Nacional gozarán de inmunidad en el ejercicio de sus funciones desde su proclamación hasta la conclusión de su mandato o la renuncia del mismo”.

Asimismo, el abogado constitucionalista Juan Manuel Rafalli, estima que estas medidas lo que hacen es “generar más caos y confusión de los entre los poderes públicos en el país. Lo más sano era que la Sala Electoral revocara la sentencia. Esta es más una medida política que judicial”.

El segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Simón Calzadilla, también se pronunció ante la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, y aseguró que “esta sentencia es absolutamente política y no existe forma alguna de que se pueda acatar esa norma que acaba de dictar el TSJ”.

Calzadilla exhortó al Ejecutivo Nacional a “reflexionar y respetar la soberanía popular y el voto”. “Esto no le trae ningún beneficio al pueblo, ya es hora de respetar al país”, finalizó.

Share.

Leave A Reply