Sanciones de EEUU son la pesadilla de los funcionarios rojos desde 2014

2

Foto: googleusercontent

(10 de Agosto de 2017. El Venezolano).- El “imperialismo yankee” siempre ha sido considerado el enemigo número uno del régimen venezolano, desde la llegada de Chávez hasta el actual mandato de Nicolás Maduro.

Sin embargo este reproche hacia los Estados Unidos se ha intensificado desde que el Gobierno del presidente Barack Obama comenzó a sancionar a los rojos rojitos luego del proyecto presentado el 13 de marzo de 2014 por senadores demócratas donde se solicitó imponer sanciones directas a funcionarios del Gobierno venezolano, ante los distintos episodios de protestas antigubernamentales que en ese momento se registraron.

La Patilla realizó un trabajo especial haciendo un resumen de manera cronológica de cómo han sido las acciones de Estados Unidos contra los llamados “revolucionarios”.

Lea también: Canadá respalda sanciones de EEUU contra funcionarios rojos y pide cancelar Constituyente

Entre los primeros sancionados de ese año (2014) están: el jefe del Distrito Capital, José Benavides Torres, el director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), Gustavo González López, Justo José Noguera Pietri, la hoy Fiscal según el Tribunal Supremo de Justicia Katherine Nayarith Haringhton Padrón, Manuel Eduardo Pérez Urdaneta, Manuel Gregorio Bernal Martínez y Miguel Alcides Vivas Landino, cada uno con un rol importante dentro del régimen de Nicolás Maduro; situación que incomodó de inmediato a las autoridades venezolanas respondiendo con una condecoración de estos personeros, acción que se repitió en las sanciones posteriores.

Foto: Hoy

Un portavoz del Departamento de Estado de EEUU, quien solicitó que su identidad se mantuviera en anonimato, dijo a la agencia AP en febrero de 2015, “que las sanciones cobijan a individuos de varios niveles de gobierno, desde ministros y asesores presidenciales a autoridades policiales y jueces, además de aquellos que debilitan la gobernabilidad democrática a través de actos de corrupción con fondos públicos, así como sus parientes”.

El magistrado de sala de casación penal, designado por la Asamblea Nacional de Venezuela, Alejandro Rebolledo, explicó a La Patilla que “las sanciones por violaciones a la Ley Kingpin fluctúan entre penas civiles a penas criminales más severas. El castigo para directivos de empresas puede ser de hasta 30 años de prisión y/o multas millonarias, que para empresas pueden alcanzar los $10 millones. Otros individuos pueden enfrentar hasta 10 años de prisión y multas, de conformidad con el Título 18 del Código de los Estados Unidos por violación criminal a la Ley Kingpin”.

Para aquel momento, un total de 56 personas, entre funcionarios y familiares de los mismos, fueron sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Por lo que Rebolledo recalcó “que en los tribunales judiciales norteamericanos dan por hecho que las sanciones están sustentadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, a través del cual se congelan las cuentas y bienes a los funcionarios venezolanos sospechosos que estén incluidos en las Lista negra Ofac”.

Luego, Estados Unidos atraviesa un cambio presidencial y la primera acción del primer mandatario actual, Donald Trump, fue sancionar al vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, así como a su testaferro, Samark López, por facilitar el envió de drogas desde los puertos y aeropuertos de Venezuela hacía México y EEUU.

Foto: CNN

Para mayo de 2017, el Departamento del Tesoro de EEUU vuelve a sancionar a otro lote de funcionarios venezolanos, en esta oportunidad, a los jueces del Tribunal Supremo de Justicia venezolano, en los que destaca el presidente de la máxima instancia judicial, Maikel Moreno, y la expresidenta del mismo, Gladys Gutiérrez. En esa oportunidad, se les impuso sanciones a 8 funcionarios más por asumir poderes del Parlamento liderado por la oposición venezolana, para un total de 64 personeros del régimen castigados internacionalmente.

El 26 de julio de 2017, el Gobierno estadounidense impuso sanciones contra 13 funcionarios y exfuncionarios venezolanos por violación de derechos humanos, corrupción y acciones para acabar con la democracia. Entre los sancionados se encuentran el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol; el comandante de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), Sergio Rivero Marcano; el jefe de la Policía Nacional Bolivariana, Carlos Alfredo Pérez; el exjefe de ese mismo cuerpo, Franklin García Duque; y el comandante del Ejército Bolivariano, Jesús Suárez.

Igualmente, están el jefe de la Comisión Presidencial para la Constituyente y exvicepresidente de Venezuela, Elías Jaua; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; la exministra y miembro de la comisión para la Constituyente, María Iris Varela; y el defensor del Pueblo, Tarek William Saab.

Y después de tantos sancionados, el turno le llegó al líder mayor, es decir se castigó de manera directa a Nicolás Maduro convirtiéndose en el cuarto “dictador” acusado por Estados Unidos, los otros son: el presidente sirio, Bashar al-Ásad, el norcoreano Kim Jong Un, el de Zimbabue, Robert Mugabe y Nicolás Maduro.

Estados Unidos no se conformó con castigar al propio presidente venezolano y el pasado miércoles 09 de agosto se conocieron nuevos nombres destacando Adán Chávez, hermano del difunto.

Lea también: Nicolás Maduro es el cuarto dictador en la lista negra de la Casa Blanca

Compartir .

Dejar respuesta