¿Sabes a que se deben los colores del cielo al atardecer?

0

todopaisajes

(06 de agosto de 2017. El Venezolano).-  Cuando comienza a caer el sol, y el atardecer está en pleno rodaje, el cielo brinda distintas gamas de colores, pinceladas naranjas, rojas y amarillas. Esto lo presenciamos a menudo, aunque no sabemos cómo se produce este fenómeno lo apreciamos pero ¿realmente qué pasa cuando cambia el cielo de color?

Para determinar estos cambios, comenzaremos por el principio de todo, el porqué del cielo azul. El primer factor es la penetración de la luz del sol por la atmósfera, encuentra a su paso granos de polvo, gotitas de agua y gases (oxígeno, nitrógeno y gases nobles).

Esta luz blanca realiza un recorrido por los gases y se separa en diferentes colores, los tonos rojo, naranja y amarillo (longitudes de onda larga) atraviesan los gases de la atmósfera sin alterarse, llegando hasta la superficie de la tierra. En cambio, azules y violetas (longitudes de onda cortas) son desviados en todas las direcciones, por eso cuando miramos hacia arriba vemos esa luz azulada, esto fue estudiado por el físico Lord John Rayleigh hacia 1870, por eso se lo conoce como dispersión Rayleigh, reseña Confirmado.

Otro factor importante son las nubes; las gotas de agua actúan como un prisma, es decir, descomponen la luz blanca en sus diferentes colores  a diferencia de los gases las nubes esparcen todas las longitudes de onda por igual.El resultado la luz solar atraviesa las condensaciones de agua sin sufrir cambios en su blanco original, y cuando esta agrupadas vemos una “mancha” blanca.

Entonces para las primeras y últimas horas del día, la luz solar tendrá que atravesar una mayor distancia para llegar a nuestros ojos. De este modo la luz blanca atraviesa mucho más espesor de atmósfera y los rayos llegan a nuestros ojos muy empobrecidos en fotones azules, previamente dispersados. En cambio los rojos y amarillos (por tener una longitud de onda mayor) apenas son dispersadas por los gases atmosféricos, lo que veremos en el cielo diferentes tonalidades de estos colores.

Así, los tonos azules sufren tal dispersión que no llegan a nuestros ojos mientras que el naranja, el rojo y el amarillo son capaces de atravesar más distancia atmosférica.

Las nubes y partículas sólidas de la atmósfera desvían el recorrido de la luz sin descomponerla en sus diferentes colores. Solo que ahora ya no es blanca puesto que el azul se ha dispersado previamente quedando el rojo, naranja y amarillo. Por eso, al atardecer, las nubes del horizonte se ven de dichos colores. Así que cuantas más partículas sólidas haya suspendidas en el aire más coloridos se verán los atardeceres.

Tras la erupción de un volcán, cuando el se inunda de cenizas y otras pequeñas partículas emitidas, los colores son todavía más espectaculares.

Share.

Leave A Reply