Retrato digital: ¿ciencia o encargo ideológico?, por Xavier Padilla

0
COLLAGE

Foto: Composición El Venezolano

(12 de enero de 2016. El Venezolano).- ¿Será la reconstrucción digital del rostro del Libertador realmente tan científica como afirma su creador, el francés Philippe Froesch? Probablemente sí, pero todo depende de la información sobre el cráneo de Bolívar que le hayan suministrado.

Resulta muy curioso que las proporciones faciales en este retrato computarizado no correspondan a las comunicadas por las personas cercanas al Libertador que de su puño y letra lo describieron en vida. Y sobre todo que no correspondan para nada a las proporciones de ninguno de los retratos de la época, particularmente las que pueden observarse en el famoso retrato de José Gil de Castro (a no confundir con una copia con fondo verde que está circulando en las redes), el cual fue descrito por el propio Bolívar como “hecho en Lima con la más grande exactitud y semejanza”.

Revisando la obra general de Gil de Castro, puede notarse que su talento radicaba precisamente en captar la “semejanza” esencial de sus modelos, es decir, el de obsequiarnos un registro histórico-visual de los mismos; un talento puntual y que superaba al de su propio dominio pictórico global, más bien mediocre en el manejo de la luz, el color y la composición, aspectos del oficio substancialmente más desarrollados para entonces, según los estándares europeos.

De manera que las palabras de Bolívar sobre este retrato pueden ser más acertadas y fiables de lo que podría pensarse.

Es por estas proporciones faciales, documentadas pictórica y literariamente, que sorprenden las obtenidas en el retrato digital a partir de datos forenses, por cuyo método el realizador Froesch afirma aproximarse en un 90 % de exactitud, quedando sólo un magro margen de error de 10% relacionado únicamente “con marcas de la piel, arrugas, verrugas o cicatrices superficiales”.

¿En qué creer entonces al ver estas dos imágenes tan distintas? ¿En lo dicho por el propio Libertador o en el trabajo realizado por el especialista francés a partir de la información que le fue suministrada por el CICPC (con petición expresa de la Vicepresidencia de la República de “respetar las indicaciones de los forenses venezolanos”)?

Mi modesta opinión es que, a juzgar por la eficiencia legendaria del gobierno revolucionario en la mayoría de sus tareas (parámetro a tomar en cuenta con toda seriedad pues se trata de uno de los elementos recientemente evaluados por elección popular directa); a la par de su interés ideológico en obtener un Bolívar de rasgos mestizos, menos europeos y adaptables inclusive a la tesis (ventilada ya por algunos sectores del chavismo) de una posible maternidad africana; y a juzgar por la diferencia abismal que hay entre el retrato encargado por el gobierno y toda la documentación literaria y visual existente, mi modesta opinión es, digo, que el Libertador hizo muy bien en dejarnos escritas sus propias palabras.

Por Xavier Padilla

Compartir .

Dejar respuesta