¿Régimen estaría aplicando estrategia para otro dakazo?

0
Foto: Twitter

Foto: Twitter

(06 de diciembre de 2016. El Venezolano).-  Llegó diciembre y el régimen activa su maquinaria populista a través de los distintos órganos dependientes del Estado, en este caso particular, la Superintendente Nacional para los Derechos Socioeconómicos (Sundde) a cargo de William Contreras se ha ocupado de visitar un número importante de comercios y sin mediar palabras ni darle oportunidad a los comerciantes de explicar la cadena de costos y los márgenes de ganancias, da la orden de detener a los propietarios de los establecimientos y colocar ofertas que van de 30 a 50% menos en toda la mercancía.

En esta ocasión, el sector que está siendo inspeccionado es el del calzado y textil, ya incluso por las redes sociales se ha hecho viral cómo Contreras, apoderado de un espíritu implacable, ordena groseramente a los dueños rematar la mercancía que a su juicio es producto de especulación y representación del mas voraz capitalismo amparado en la sombra del dólar paralelo.

Sin embargo, episodios como los vividos este fin de semana y que se alargan a la corriente, retrotrae la memoria del venezolano a aquel infeliz día del denominado “dakazo” donde los venezolanos poseídos por un espíritu capitalista arrasaron como “marabuntas” con equipos electrodoméstico, entre otros. Pues en esta ocasión se quiere lograr el mismo efecto populista con la ropa y el calzado.

Esto sin dudas perjudica la iniciativa de los emprendedores venezolanos que jugando a crecer en un país apuestan todo su patrimonio a un establecimiento que luego viene el régimen disfrazado de benevolente con el remoquete de demagogo y populista, y obliga a rematar absolutamente la mercancía incluso por debajo del precio de costo.

Otro diciembre de pérdidas, otro diciembre en el que las políticas para el incentivo de la producción en Venezuela se queda en las mentes pasadas que soñaban con un país pujante y de oportunidades para todos, ahora solo se registran santamarías cerradas y una economía que no levanta.

Compartir .

Dejar respuesta