Régimen atrincherado en el poder: por baja popularidad preparan sucesor de Maduro

0

Foto: archivo

(06 de febrero de 2017. El Venezolano).- El régimen de Venezuela se atrincheró en el poder y tras los resultados de las elecciones parlamentarias, su poder en la población se ha visto disminuido, ante esto preparan un sucesor de Nicolás Maduro para solventar la situación, según un trabajo especial realizado por Infobae.

Destacan que el régimen primero eliminó el derecho constitucional a realizar un referéndum revocatorio que lo habría obligado a dejar el poder. Después suspendió por tiempo indefinido las elecciones regionales que estaban pautadas a fines de 2016, para evitar una derrota estrepitosa. Finalmente, eligió a alguien más radical que Nicolás Maduro como Vicepresidente, y ahora lo perfila como líder de una versión más extrema de la revolución bolivariana.

Señalan que su llegada revela un posible plan de largo alcance para reemplazar a Maduro, como lo sugirió el decreto por el que el presidente le delegó 14 atribuciones ejecutivas el pasado 25 de enero. Entre otras facultades, podrá reasignar partidas presupuestarias, dictar expropiaciones y nombrar viceministros. Para encontrar un antecedente de una medida de este tipo hay que ir a los últimos meses de vida de Hugo Chávez, cuando delegó muchas responsabilidades en Maduro, sabiendo que tarde o temprano iba a sucederlo.

Domingo Alberto Sifontes, profesor de historia en la Universidad de Carabobo (UC), consideró que “Tareck El Aissami ha ganado mucho poder en los últimos tres meses. Lo están preparando para una posible candidatura en el momento en que el Gobierno decida hacer elecciones. Puede ser el año que viene, como dice la Constitución, o incluso este año si hay algún cambio político, lo que parece menos probable. Pero creo que el partido no permitirá que Maduro sea nuevamente candidato, porque terminó siendo un lastre, aunque domine cierto sector”.

Por su parte Gustavo Azócar Alcalá, magíster en comunicación política y gobernanza estratégica de la George Washington University y profesor de la Universidad de los Andes Táchira, indicó que “el nombramiento de El Aissami se produce por la permanente disputa de poder entre las cuatro facciones que hay al interior del gobierno. Estos grupos no tienen interés en sacar a Maduro en este momento, pero están preparando la sucesión, porque están convencidos de que no va a poder ser candidato otra vez”.

Destacan en el trabajo especial que el rápido ascenso de El Aissami rompió parte del equilibrio que existía entre las diferentes facciones y le dio una ventaja sobre sus competidores, aunque no decisiva. Si bien es un civil que empezó en política como líder estudiantil, lo acompañan algunos miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Su grupo se caracteriza por el extremismo ideológico.

Sifontes manifestó que de todos modos, por más que parece estar sacando ventaja como posible líder en el futuro, todavía le quedan muchas batallas por ganar. “No creo que sea una pieza de consenso.En el camino hacia la consolidación de la figura que pueda suceder a Maduro habrá más disputas internas. Hay que ver qué pasa con Cabello. Hay gente que cree que salió perdiendo con su ascenso, pero otros afirman que tiene buenas relaciones con él”.

Aseguran que el régimen puede cambiar de rostros, de estrategias y de mensajes, pero algo es seguro: no tiene posibilidades de ganar frente a ninguno de los principales dirigentes de la oposición en elecciones libres. La monumental derrota que sufrió en las legislativas de 2015 se lo mostraron con toda claridad. Considerando que no tuvo pruritos en suspender el revocatorio y los comicios regionales de 2016, cuesta imaginar que vaya entregarse a una derrota certera.

Lea también:  Aseguran que El Aissami “va por la cabeza de Maduro”

Recuerdan que Nicaragua sentó un precedente funesto para Venezuela y para los países de la región con gobiernos autoritarios. El presidente, Daniel Ortega, logró proscribir a los principales partidos opositores y ganó una nueva reelección venciendo a candidatos fantasma.

“Van a hacer lo posible por retrasar el proceso electoral mientras ponen en práctica un plan de aniquilación de los principales aspirantes a la presidencia. Ya tienen a Leopoldo López preso, y el Consejo Nacional Electoral va a iniciar en breve un proceso de ilegalización de algunos partidos, entre ellos el suyo, Voluntad Popular. Es casi un hecho que lo van a denunciar como un partido golpista y que después vendrá una sentencia de algún tribunal para prohibirlo. En paralelo hay un proceso contra Henrique Capriles en la Contraloría, que lo puede inhabilitar políticamente”, apuntó Azócar.

Share.

Leave A Reply