Referendo: La rebelión electoral, por Carlos Tablante

1
EFE

EFE

(26 de septiembre de 2016. El Venezolano).- Ante el nuevo abuso del Consejo Nacional Electoral, el rechazo es contundente. Sin embargo, con la fuerza de la Unidad, la recolección de las firmas será una gran rebelión electoral. La respuesta a este Estado delincuente será la toma de Venezuela el 27, 28 y 29 de octubre con masivas y combativas manifestaciones en todo el país en protesta contra la escasez de alimentos y medicinas, el altísimo costo de la vida, la inseguridad y la persecución política.

El anuncio hecho por la MUD, luego de una amplia consulta nacional con actores sociales y políticos, es una respuesta firme a la trampa que montó el régimen a través del CNE.  Pretendían dividir y desanimar a la oposición que es mayoría en una Venezuela que exige de manera indetenible un cambio urgente de gobierno para superar los males que estamos padeciendo y liberar, de forma inmediata, a los presos políticos.

La recolección del 20% de las firmas, que se hará respetando estrictamente lo que dice el Artículo 72 de la Constitución Nacional,  más allá de cumplir con un trámite normativo por el referendo, se convertirá en la gran rebelión de la gente que busca una solución pacífica y electoral para sacar de Miraflores a un presidente nefasto como Nicolás Maduro este mismo año.

Su carácter pacífico y mayoritario convertirá esa gran jornada en un revocatorio de hecho. La deslegitimación del régimen será total y dará paso a negociaciones que podrán culminar en elecciones presidenciales adelantadas para el primer semestre de 2017 o una mega-elección de todos los cargos públicos, como antesala de un proceso constituyente para intervenir a todos los poderes públicos y lograr que se conviertan en verdaderos garantes del Estado de Derecho y del orden constitucional.

Obtendremos de ese modo la plataforma institucional para un gobierno de unidad nacional, de reconciliación y diálogo, que saque al país del atolladero en el que se encuentra. Se iniciará entonces el tiempo de la justicia, no de la venganza.

Después del ajuste económico brutal que ha sufrido Venezuela con más inflación y pérdida de poder adquisitivo, será necesaria la ayuda humanitaria internacional para resolver los problemas urgentes de alimentos y medicinas.

Igualmente, se deberán realizar las reformas económicas necesarias para estimular inversiones privadas nacionales y extranjeras, enfrentar la mala gestión del Estado, el despilfarro y la corrupción con una gerencia social eficiente y totalmente transparente que permita utilizar los escasos recursos públicos para atender las necesidades prioritarias.

Será el comienzo de la transición hacia el cambio urgente que los venezolanos estamos reclamando.

Unidad y más unidad! Todos cabemos y todos somos necesarios, cada uno con su iniciativa y propuesta, sin descalificar a nadie para calificarse a sí mismo. Es el pueblo en la calle, en distintas formas de lucha, con una conducción unitaria, pacífica y siempre dentro de la Constitución, el que logrará el cambio por una Mejor Venezuela.

Por: Carlos Tablante / La Patilla

Compartir .

Dejar respuesta