Presidente, por vida de Dios, renuncie, por Emiro Albornoz León

0

Foto: @PresidencialVen

(29 de noviembre de 2017. El Venezolano).- Este cronista, angustiado por la grave crisis económica y social que destruye a Venezuela y acaba con la vida de centenares de niños a causa de la desnutrición por el hambre que pasan, ha tomado la decisión de solicitarle la renuncia al presidente de la república, Nicolás Maduro.

Nadie puede tener dudas que el Presidente Nicolás maduro ha demostrado su incompetencia como primer mandatario nacional al llevar al país a esta situación de crisis que no tiene parangón en América Latina, con la excepción de Haití, que es un país muy pobre sin recursos de ningún tipo como los tiene Venezuela.

Pero lo más grave de todo es que en medio de esta calamitosa situación, que ya ha alcanzado niveles de crisis humanitaria que el régimen se niega a declarar para recibir medicinas y alimentos de países amigos y de instituciones internacionales que ayudan a mitigar el hambre en los  estados donde existe este flagelo, el ciudadano presidente Maduro se niega tomar la decisión de la declaratoria de crisis humanitaria, exigida por la Asamblea nacional de Venezuela.

En una demostración palmaria de tozudez, el Presidente Maduro no es capaz de reconocer sus exclusivas culpas en este desastre en que ha caído Venezuela en los últimos cinco años de su gobierno, y a cada problema saca una excusa que , lógicamente nadie le cree, lo cual se ve perfectamente cuando las encuestas de opinión pública registran un rechazo de más del 80 por ciento a su gestión, confirma en la calle que habla por sí sola.

Indiscutiblemente que esta situación de desequilibrio e inestabilidad se inició en la gestión del ex Presidente Chávez, pero ha sido exacerbada por usted, Presidente Maduro, en estos cuatro  años largos que ya lleva al frente de los destinos de la nación. En lugar de corregir la secuela de errores de su antecesor y mentor, usted lo que ha hecho es aumentarlos, agravarlos.

Venezuela enfrenta hoy una verdadera catástrofe. No hay otro calificativo que pueda explicar de manera gráfica el estado de deterioro que ha alcanzado el país en estos últimos años. No hay área relacionada con la vida de los venezolanos y la marcha del país que no haya sido colapsada, producto de la ineficiencia de su régimen a la hora de aplicar políticas que  encaminen a la nación por los senderos del progreso y el desarrollo que le permita al pueblo venezolano el derecho a una mejor calidad de vida.

A cada problema, una excusa. El desabastecimiento y la inflación no es por culpa de sus malas políticas, copiadas del régimen comunista cubano, sino de una guerra económica que ya lleva cuatro años e indiscutiblemente que la a perdido.

El colapso del servicio eléctrico no es por la falta de estrategias, mantenimiento y creación de nuevas fuentes de electricidad para atender la demanda creciente, sino a sabotajes en los cuales implica a  la oposición venezolana, y a los gobiernos de Estados Unidos y Colombia.

Y así, va sacándole el cuerpo a todo el rosario de problemas que su gobierno ha creado y que cargan andando de cabeza a los venezolanos, y , lo peor, muchos de nuestro compatriotas, especialmente niños, muriendo a causa del hambre y de la falta de medicinas en los hospitales del país.

Estoy casi seguro que la mayoría de los venezolanos desean que usted renuncie Presiente para que ele permita a la nación buscar alternativas que conduzcan a la superación de los problemas que hoy nos agobian. Renuncie Presidente, por vida de Dios.

Escrito por: Emiro Albornoz 

Share.

Leave A Reply