Pote de humo Grande Liga, por Antonio Urdaneta Aguirre

0
1463860897838

Referencial / El Universal

(23 de mayo de 2016. El Venezolano).- Es obvio que hacer el ridículo también se ha convertido en una política de Estado, desde que la institucionalización de la usurpación tomó como teatro de operaciones el palacio de Miraflores. Por esto ni siquiera causa extrañeza que utilicen las FAN para los parapetos paralelos a los órganos de Gobierno, siempre que al señor heredero se le ocurre encender sus frecuentes potes de humo, cada vez menos efectistas.

El más reciente disparate, obsceno e intencionalmente calculado y ejecutado para continuar el proceso de ocultamiento de la tragedia nacional, que está acabando con Venezuela, su gente y sus riquezas, es un denominado operativo “Independencia II”, donde participó el “pueblo miliciano”, sustituto potencial de nuestro ejército conjunto, para asustar a los “peligrosos” enemigos virtuales inventados por el régimen. Nunca en nuestro país ni en el resto del mundo se habían reído y burlado más de nosotros los venezolanos, como en esta oportunidad.

Conociendo la escasez de talento del Gobierno y de su rebaño de enchufados, y el agotamiento definitivo del discurso de los degenerados “revolucionarios”, el heredero apela a cuanto le aconsejan en La Habana, ´porque lo han convencido de que el cóctel de mentiras del castrocomunismo, se puede consumir en cualquier parte del mundo, para obtener resultados similares a los que logró el fidelismo en Cuba: casi 60 años de hambruna, pobreza creciente, violación a los derechos humanos, en especial el de la vida y la libertad de pensamiento, entre otras joyas “revolucionarias”.

Lo que desconocen los felones comandados por el heredero, y cuantos más se agregan al rebaño, es que los venezolanos estamos muy lejos de bajar la guardia, como hicieron los cubanos desde que fueron alucinados por las primeras mentiras y manipulaciones del tristemente célebre Fidel Castro. Aquí en Venezuela estamos dispuestos a defender y rescatar la democracia, a cualquier precio. Jamás se saldrán con la suya los lacayos del castrocomunismo militar y nacifascista.

El espectáculo deprimente que se pudo observar en nuestro país y en el resto del planeta, con ese pote de humo grande liga, “Independencia II”, es lo más risible y ridículo, que si los enemigos virtuales, nacionales y extranjeros, inventados por los enchufados mayores que le hacen coro a quien ya está reducido, él mismo, a un pote de humo, llegaran a corporizarse en la mente de sus inventores, las aguas negras inundarían el palacio de Gobierno, y los calzones de los protagonistas de las invenciones, se tornarían todos de color amarillo, como la masa que tienen dentro del cráneo.

Para concluir, algo debe quedar bien claro: tan ridículo es quien propone o impone un teatro de tal naturaleza, como quienes se presten para montar el show. A estos últimos, que podrán ser personas o instituciones que necesitan recuperar credibilidad en el pueblo, todavía les queda tiempo para empinarse, salvar su dignidad y negarse a seguir siendo comparsa del ridículo. ¡Poco, pero aún tienen tiempo!.

Por Antonio Urdaneta Aguirre

Share.

Leave A Reply