¿Por qué Trump pretende ser un presidente autoritario?

0

Foto: Archivo

(10 de febrero de 2017. El Venezolano).-  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump se ha valido del miedo norteamericano ante una amenaza terrorista y la xenofobia para fortalecer su discursos en un álgido momento para la política norteamericana, cuando los demócratas enfrentaron una triple división y los republicanos, explicó CNN.

Sin embargo para Trump empezaron los problemas con el inicio de su gobierno, al conseguir poderosos detractores en los poderes judiciales. Por ejemplo, su decreto inmigratorio puede ser detenido definitivamente después de una puesta en marcha no tan brillante, el presidente Donald Trump.

Lea también: Trump gana cada vez más detractores entre los republicanos

A su vez, Trump cuenta con un equipo de asesores atentos a defender el decreto inmigratorio a través de una estrategia de lobby, es decir el consenso popular necesario, por lo que este miércoles Trump planteó que sabe más de terrorismo que casi todos los demás. “El terrorismo es una tremenda amenaza”, dijo durante una reunión de alguaciles en un hotel de Washington.

“Créanme. He aprendido mucho en estas últimas dos semanas y el terrorismo es una amenaza mucho peor que lo que la gente de nuestro país entiende”, agregó el magnate.

El secretario de Prensa de George W. Bush durante los ataques del 11 de septiembre del 2001, Ari Fleischer, señala que todos los presidentes usan “los peores y más realistas escenarios” para impulsar sus agendas, pero advirtió que “abusar de la táctica puede debilitar a un gobierno”.

Lea también: Trump firma decreto para aniquilar “carteles criminales” en el país

Es una táctica que le ha funcionado a Trump. Durante la campaña del 2016, instó a sus seguidores a preocuparse por el terrorismo y los llevó a hacerlo al dibujarles el mundo como un lugar cada vez más peligroso.

CNN publicó una encuesta a finales de junio del 2016, que reflejaba que el 71% de los estadounidenses pensaba que era muy probable o algo probable que se registraran ataques terroristas en Estados Unidos en las semanas siguientes, una cifra que no se veía desde marzo del 2003.

Es notorio entonces que la estrategia de Trump como presidente se divide en dos:

Mantener y promover un lenguaje alarmista puede ayudar a venderle a un público escéptico el decreto inmigratorio que prohíbe, por 90 días, la entrada a Estados Unidos de los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

Además, Trump también está sugiriendo que sabe más de la necesidad de establecer esa prohibición que los jueces que examinan los desafíos legales de la misma, quienes no están informados de los reportes confidenciales.

Los votantes están divididos principalmente sobre el decreto inmigratorio de Trump, que además prohíbe la entrada de todos los refugiados, durante 120 días, y que interrumpió, de manera indefinida, la llegada de refugiados de Siria.

A su vez, el presidente criticó los argumentos que se oponen al decreto, al decirles a los alguaciles con los que estaba reunido que “incluso un mal estudiante de secundaria” puede entender el lenguaje de su decreto y estar a su favor.

Share.

Leave A Reply