“Por ahora” Colombia no será Venezuela, por Edward Rodríguez

0

Iván Duque, nuevo presidente electo de Colombia. (Foto referencial)

(19 de junio de 2018. El venezolano).- Nada más fácil y rápido que decir un “por ahora”. No gané “por ahora”, no lo logré “por ahora”, “por ahora” me retiro y “por ahora los objetivos no fueron cumplidos”, Chávez lo dijo en su momento y quizás muchos políticos alguna vez también lo hayan  dicho, así que no es una frase exclusiva del difunto Hugo Rafael, ni que creo el ahora ex candidato presidencial colombiano, Gustavo Petro, haya querido expresarla  para emular a Chávez, cosa que no hacen ni Correa ni Evo al menos que le dieran un chequecito.

De los  casi 37 millones de ciudadanos inscritos para votar en Colombia, 10 millones lo hicieron por Iván Duque, ocho millones por Petro y casi un millón  votó en blanco, el resto se abstuvo. Matemáticamente Gustavo Petro sacó muchos votos que pudieran interpretarse como anti gobierno, anti uribistas, anti partido tradicionales  o antisistema, eso suele pasar siempre  en estos países latinoamericanos.

Gustavo Petro  trató de distanciarse  del discurso de izquierda aun y cuando todos los militantes de esa tendencia ideológica lo apoyaban. Tiene cola de cochino, cara de cochino, oreja de cochino, ¿qué es?, Un cochino. Por lo tanto los que votaron por él, en su justa mayoría y respetando la inteligencia humana lo hicieron conscientemente.

Para los venezolanos es aterrador pensar en gobiernos de izquierda, la experiencia que hemos vivido en estos 19 años ha sido nefasta, hemos visto que gobiernos altamente corruptos antes de la llegada de Hugo Chávez, el llamado “socialismo del siglo XXI” superó a los anteriores, con creces en corrupción, destruyó las empresas, acabó con el ciudadano, con los alimentos y la producción interna, encarceló a la disidencia, dio poder a los delincuentes y destruyó un país, mientras sus jerarcas se enriquecieron.

Es aquí donde reza el dicho “nadie escarmienta por cabeza ajena”, aquellos  hermanos colombianos que  vinieron a Venezuela en los años 70 y 80  huyendo de la guerra interna generada por la guerrilla y paramilitares, se regresaron a su país, ahora huyendo de la crisis humanitaria ocasionada por la “Revolución bonita” de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

En su momento se determinará hasta qué punto influyó en la campaña comparar a Petro con Chávez, o hasta qué punto la diáspora venezolana tocó la fibra de los colombianos; me atrevería a decir que lo segundo sí hizo su trabajo propagandístico, aunque si yo fuese colombiano y viera la barba de mi vecino  arder, me hubiese sumado a los que votaron por Duque y hubiese apostado no por 10 millones, sino por 15 millones o 18 millones por el buche.

Con esos ocho millones, Gustavo Petro  seguirá siendo una amenaza para los colombianos y en el 2022 pudiera aterrizar en el Palacio de Nariño, que Dios proteja  a los hermanos vecinos.

Mientras tanto, a Iván Duque le tocará la tarea de gobernar para los diez millones, para los ocho millones que sin duda significan algo, para el casi millón que le hicieron caso a Sergio Fajardo y para todos los que no votaron en el proceso electoral. Tendrá que darle respuesta al acuerdo de paz con la FARC si se respeta o se desconoce y hacer uso de su capacidad intelectual, juventud, hoy una virtud en gobernantes en el mundo como el caso de Macron en Francia, o Justin Trudeau en Canadá.

El buen humor, la capacidad de escuchar, de trabajar en equipo son otras de las virtudes resaltantes en el nuevo Presidente de Colombia, que tendrá que poner en práctica para llevar un gobierno en paz.

“Por ahora” Colombia no es Venezuela y esperemos que nunca caigan en el barranco en el que nos metió la desvelada izquierda a través del “Socialismo del siglo XXI”.

Share.

Leave A Reply