Padre de reo denuncia atroces actos de canibalismo ocurridos en cárcel venezolana

1
Luis Parada/Diario de Los Andes

Luis Parada/Diario de Los Andes

(11 de octubre 2016. El Venezolano).- Juan Carlos Herrera, familiar de un preso del Cuartel de Prisiones de la Policía del Táchira, denunció presuntos actos de canibalismo que se habrían cometido en el recinto. El ciudadano denunció que a su hijo lo habrían asesinado, descuartizado y posteriormente, bajo tortura y amenazas, habrían obligado a otros prisioneros a comerse sus restos.

Herrera precisó que fue el viernes 30 de septiembre la última vez que se comunicó con su hijo, con quien comparte su nombre. El sábado por la mañana, según contó, fue abordado por unos sujetos que lo extorsionaron, solicitándole su vehículo; sin embargo, ante la falta de información sobre el estado de su allegado, este decidió no entregarlo hasta que se volviesen a comunicar.

Más tarde, el padre recibió la noticia de la muerte de su hijo por parte de otro reo del recinto. El deceso fue confirmado luego de que la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, ordenara el traslado de 109 detenidos, y no se tuviese conocimiento acerca del paradero de Juan Carlos Herrera.

“A mi hijo lo agarraron entre 40 personas, lo apuñalaron, aparte de eso lo colgaron para que se desangrara; lo bajaron y el señor Dorancel –alias “el comegente”– fue el que lo descuartizó para dárselo de comer a todos los detenidos de Politáchira, y al que no lo hiciera –los que encabezaban el motín- los golpeaban, les quitaban dedos, les partieron las piernas, les perforaron pulmones, los golpearon en la cabeza con un martillo; fue atroz y desastroso lo que vivieron esas personas allá”, relató.

Narró que el joven que le informó de la muerte de su hijo, también le indicó que otros dos hombres habían sufrido el mismo final. Identificó a uno de ellos como “Anthony“. “Yo no los conocía (a las víctimas). Conocí a sus padres ahorita en este dolor. También hay otro que está en PTJ (CICPC) y que lo están entregando a sus padres. Pero no le quieren decir la verdad al país”,  vociferó.

Asimismo, Herrera reprochó a la ministra Iris Varela y al gobernador del estado Táchira José Vielma mora por la tardanza en resolver el motín que se presentó en el recinto, que según aseguró, se debió a un problema entre los funcionarios oficialistas, quienes por problemas personales no se sentaron a ofrecer soluciones.

Agregó que fue esa situación que habría incidido en los hechos irregulares que se cometieron dentro de la sede policial, reseña Diario de los Andes.

Herrera remarcó que su hijo fue asesinado una semana antes de la visita de la Ministra, lo cual lamentó porque a su juicio, Varela sabía cómo resolver el motín; pero se tardó casi un mes para finiquitarlo.

Extorsionado por las autoridades

El padre agravado solicitó al Fiscal Superior del estado que investigue una serie de irregularidades cometidas en la sede de la Policía del estado, pues según afirmó, tiene en su posesión audios que demuestran que las extorsiones fueron realizadas por algunos funcionarios.

Identificó a los dos funcionarios que lo extorsionaron: uno de apellido Escalante, y otro que identificó como Rubio, a quien acusó de lo sucedido en el Cuartel de Prisiones. “Él llegó a cobrar dinero, después de que Escalante lo hiciera, a mí me pidieron 100 mil bolívares”, dijo, precisando este dinero lo solicitaban para permitir las visitas.

Además, exigió que los responsables de estos crímenes y del asesinato de su hijo, sean llevados ante la justicia; por lo que instó a investigar al director de Politáchira, Amador Torres, y a la Ministra.

Pide protección

El diputado de la Asamblea Nacional Franklin Duarte anunció que pedirán a la Fiscalía una medida de protección para Juan Carlos Herrera, quien teme por su familia. Además responsabilizó a la ministra Iris Varela de cualquier daño que pueda ocurrirle a él y a sus familiares.

Por último, el padre enlutado pidió a las autoridades que le hagan entrega de los restos de su hijo para así finalmente poderle dar cristiana sepultura.

Compartir .

Dejar respuesta