¿Rodríguez Zapatero vetó a Henrique Capriles y a María Corina Machado?

0
Archivo

Archivo

(04 de julio de 2016. El Venezolano).- Aunque el régimen de Nicolás Maduro ha querido presionar la oposición venezolana para llevarlos a una mesa de negociación, los esfuerzos que como mediador ha hecho el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero han sido un fracaso, pues la disidencia ha reiterado su negativa a reunirse en secreto.

Lea también: Vaticano se une al deseo de diálogo entre Gobierno y oposición venezolana

Sin embargo, fuentes cercanas a la situación citadas por El Nuevo Herald aseguran que un pequeño grupo de opositores han asumido las tareas de promover el encuentro, para aprovechar la disposición de Maduro de liberar a uno o dos prisioneros políticos recientemente arrestados como concesión de buena fe, como hechos concretos que la oposición posteriormente podría presentar como logros.

De igual forma, la fuente anónima apuntó que “al final del día, la oposición ya comienza a entender que Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández, y los otros expresidentes que les acompañan no son de confiar” pues ya es evidente que además del desempeño del grupo de exmandatarios como “agentes” al servicio del régimen, la iniciativa de diálogo no es sincera sino que es una artimañana para entorpecer la activación de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos ante la grave crisis en Venezuela.

La opacidad de la iniciativa quedó a la luz por las condiciones que solicitaron los exmandatarios como requisitos para que se diera el diálogo:

-La exclusión en la mesa del gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, y de la ex diputada opositora María Corina Machado, puesto que ambos se oponen contundentemente a la propuesta de diálogo del régimen.

-Los promotores habían inicialmente propuesto realizar el encuentro en Panamá y en la isla venezolana de la Orchilla,  finalmente en algún lugar neutro y reservado en Caracas.

Asimismo, declaraciones de Leonel Fernández han sido vistas por dirigentes opositores y expertos como pruebas de su parcialidad. El expresidente dominicano reclamó a la OEA una “cierta cautela” para invocar la carta, resaltando simultáneamente que lo más importante en Venezuela es que “se ha dado prioridad al diálogo como la vía civilizada y democrática de la solución de su conflicto”, palabras que a consideración del presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup y el asesor político Esteban Gerbasi, dejan ver claramente que es un vocero del régimen.

Compartir .

Dejar respuesta