Nuevo resbalón de la MUD, por Antonio Urdaneta Aguirre

0

Archivo

(16 de febrero de 2017. El Venezolano).- La duplicación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en sentido negativo, en el Zulia, parece ser otro de resbalón del movimiento opositor venezolano. Quienes hemos depositado nuestra última esperanza en esa Alternativa Democrática constitucional, pacífica y electoral, lo menos que podemos hacer es pensar lo peor. Nada exagerado ni temerario sería, si a alguien se le ocurre hacer conjeturas que desagraden a los principales protagonistas de los disparates que están cometiendo.

Particularmente creo que una acción disparatada, por parte de quienes tienen en sus manos la única opción válida del pueblo para liberarse de la dictadura de Nicolás Maduro y sus cómplices, termina siendo, por lo menos, un acto de imprudencia política. Admito que, en determinados momentos, las diferencias internas en la MUD tienden a exacerbar los ánimos de algunos dirigentes; pero en ningún caso se justifica que los desencuentros, que son normales en todo movimiento democrático, se traduzcan en confrontaciones tan parecidas a las que sí deberían producirse entre gobierno y oposición.

Carezco de una información precisa, directamente suministrada por los actores involucrados en el asunto; pero luce insólito, si es cierto lo que difunden algunos medios de comunicación, que un grupo de partidos políticos que hasta ahora han tenido aceptable poder de convocatoria electoral, acompañados de otros partidos de menores dimensiones al respecto, constituyan una MUD paralela, únicamente con el propósito de adversar a Manuel Rosales. Seguramente argumentan que “hay que quitarse de encima el yugo de Rosales”.

Con las personas que tienen criterio político que he conversado, con relación a tal desafortunada decisión, coinciden conmigo en que el pretexto de los “duplicadores en negativo”, aunque hace bastante ruido, es demasiado pueril. Si la escogencia de los próximos candidatos, tanto a la Gobernación como a las Alcaldías, debe hacerse mediante elecciones primarias, entonces por qué temen que se imponga “el yugo de los Rosales”. Porque si estos resultaran beneficiados en tales consultas, sería entonces el pueblo quien acepte y admita el “yugo” al que hacen referencia los “tránsfugas” del proceso unitario, como dicen hasta las personas que hasta hoy, por lo menos, han seguido el liderazgo al que se le señala como promotor de los hechos que, con intención o sin ella, colocan en manos del régimen la posibilidad de que éste continúe profundizando la tragedia, casi terminal, que ya está cobrando muchas vidas en Venezuela.

Por: Antonio Urdaneta Aguirre / @UrdanetaAguirre

Compartir .