No les duele La Guajira, por Ricardo Fernández

0

Referencial

(02 de febrero de 2016. El Venezolano).- A la Guajira venezolana le hace falta, verdaderamente, un doliente que se identifique con las penurias y las necesidades que sufren los habitantes de esta vasta porción del territorio del Zulia para llevar adelante las obras que se requieren para consolidar la infraestructura de servicios públicos que se encuentra en estado deprimente, así como el resto de los aspectos de la vida del pueblo que es el verdadero centinela de la patria en esta frontera con Colombia.

Para los hermanos Wayúu la vida en su territorio es una verdadera calamidad, una tragedia. El pueblo guajiro padece de una sed milenaria porque a pesar de existir un acueducto el vital líquido no llega a los distintos poblados agrupados en la baja, media y alta Guajira.

La Guajira es un pueblo abandonado a su suerte, y tiene la fatalidad que quienes fueron electos como autoridades civiles para buscarle solución a tantos problemas que sufren, prácticamente no van ni siquiera al despacho de la Alcaldía, tal vez porque no quieren escuchar los justos reclamos de los paisanos que se sienten engañados una vez más por promesas que jamás han cumplido ni honrarán.

Quienes gobiernan la Guajira no han sido capaces de denunciar y enfrentar a los militares que tienen a esta tierra en estado de sitio y aplican a los hermanos de raza los tratos más despóticos e inhumanos, y en lugar de ello se han puesto en connivencia con las autoridades castrenses para convalidar estos atropellos que muchas veces han devenido en la muerte de varios miembros de la etnia y configuran claramente crímenes de lesa patria. Muchas veces les roban sus pertenencias y su dinero, en el caso de aquellos que son comerciantes y están obligados a cargar dinero para realizar sus operaciones de compra al otro lado de la frontera.

Quienes gobiernan, electos por un pueblo que creyó ciegamente en sus promesas, no han hecho nada por garantizar la protección a ese emblemático patrimonio de la patria como es la Laguna de Sinamaica que se encuentra punto de desaparecer a causa de la sedimentación que causan las materias de distinto orden que arrastra hacia este ecosistema el rio Limón.

Pero tampoco son capaces de reclamar al régimen revolucionario el fraude que cometieron con los habitantes de la Laguna al prometer la construcción de más de 250 viviendas (Palafitos) en el corazón de ese cuerpo de agua, y solamente levantaron algunas bases y dejaron abandonada la obra.

Aquí hay un claro delito contra la cosa pública porque se trata de recursos económicos perdidos de manera indolente, y tampoco sabemos si esa obra fue pagada a los contratistas de la misma porque este régimen es todo una inmensa caja negra que impide realizar auditorías o busca información fidedigna que lleve a esclarecer que pasó con la conclusión de esa obra.

Estas razones son más que suficientes para que el pueblo wayúu exija la salida o renuncia la primera autoridad civil a quien muy bien se le puede aplicar el abandono del cargo al no promover acciones de gobierno que resuelvan los graves problemas de la Guajira.

Por Ricardo Fernández

Share.

Leave A Reply