Nicolás Maduro contra Venezuela, por Emiro Albornoz

1

Referencial

(16 de junio de 2017. El Venezolano).- Lo que está presenciando la Venezuela democrática con la inviable, socarrona, abominable e inconstitucional convocatoria de una asamblea constituyente por parte del presidente Nicolás Maduro, arrebatándole al pueblo el derecho primigenio de realizar ese llamamiento, pautado así en la constitución, bien se puede calificar como … Maduro contra Venezuela.

Nicolás Maduro es un presidente que lo rechaza cerca del cien por ciento de los venezolanos según los más reputados estudios de opinión pública. Casi que es odiado. Cae grueso y cada vez le va peor ante el sentir de los venezolanos.

Días antes de promover la convocatoria de la chimba e ilegal constituyente, lo rechazaba un ochenta por ciento del país por ser el responsable de la tragedia que vive el pueblo venezolano en materia de desabastecimiento de los más elementales productos de la dieta diaria, de la inflación galopante que convierte en polvo cósmico los devaluados sueldos de los trabajadores que en su mayoría ganan salario mínimo, de la inseguridad que anda con el moño suelto, de la corrupción campante bajo la mirada complaciente del entorno presidencial y de todos los males que hoy día padecen los venezolanos.

En estos momentos cuando su ilegal e indecente propuesta ya ha sido aprobada por el CNE, saltándose la obligación de convocar un referendo consultivo para que sea el pueblo de Venezuela quien la convoque o la rechace, de acurdo a lo pautado en el artículo 347 de la Constitución, el repudio de los venezolanos ya es casi total y están en desacuerdo con esa proposición.

De tal manera que de llegarse a concretar la elección de este adefesio, de esta mamarrachada, Maduro estaría enfrentándose al pueblo de Venezuela que no asistirá a votar por ese espantajo, y por el contrario, ese día estará en las calles, dese la víspera, para protestar e impedir que sea realizado el proceso electoral de marras.

El presidente Maduro ha demostrado que es un tramposo al convocar esta constituyente violatoria de disposiciones constitucionales, como la alternativa a evitar el examen de la nación a su nefasto Gobierno que comenzaría con la pérdida absoluta de todas las gobernaciones de estado, de Alcaldías y Concejos Municipales, así como de los Consejos Legislativos Regionales, hechos éstos que lo llevarían a renunciar, si tuviera un poco de moral política, para evitar una derrota humillante cuando toque el momento de las elecciones presidenciales del año 2018.

Pero más tramposa es aún la reciente exhortación formulada al CNE para que la Constituyente ilegal que hipotéticamente salga del proceso eleccionario del 30 de julio, fecha seleccionada por las comadres alcahuetas, someta a referendo aprobatorio la nueva Constitución que necesariamente acabaría con lo que fue “la mejor constitución del mundo”, según las propias palabra del creador de todo este desastre, Hugo Chávez Frías.

Maduro pretende cazar bobos con esta nueva pirueta presidencial porque todo el mundo sabe que eso jamás ocurriría pues no se van a exponer a que el pueblo venezolano niegue la aprobación de dicha constitución, a menos que lo hagan como lo han hecho con la convocatoria, que sean los mismos sectores que escojan a los constituyentistas quienes voten por su aprobación.

Es Maduro contra el pueblo de Venezuela. Algo insólito. Un presidente que quiere seguir mandando sin el apoyo de toda la nación. Pero no se saldrá con la suya porque esta democracia la vamos a defender hasta con nuestras vidas, si es preciso.

Por Emiro Albornoz

Compartir .

Dejar respuesta