Ministro español pidió sanciones para Nicaragua ante la “sanguinaria represión” de Ortega

0
borell nicaragua espana

(Foto referencial)

(9 de noviembre de 2018. El Venezolano).- El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha abogado este viernes por imponer sanciones por parte de la comunidad internacional a Nicaragua, ante la situación a la que está llevando al país su presidente, Daniel Ortega, y la sanguinaria represión de su dictadura.

Borrell ha expresado la preocupación de España por la situación de Nicaragua en su intervención en el Foro Iberoamérica que se celebra en Madrid y cuya inauguración ha presidido el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez.

El ministro ha asumido que la posibilidad de sanciones al régimen de Ortega no parece estar ahora “desgraciadamente” sobre la mesa, pero cree que sería una opción ante la imposibilidad de que haya un mediador en la crisis nicaragüense.

Lea también: Ataques a la prensa en Nicaragua provocaron protestas

“Si descartamos las soluciones que usen la fuerza desde fuera o desde dentro, cosa que parece más bien improbable, y una evolución del régimen por sí mismo tampoco lo parece, la única solución sería que la comunidad internacional impusiera una presión, unas sanciones en el límite”, ha añadido.

En el mismo sentido, ha lamentado que la comunidad internacional no haya sido capaz de imponer a Nicaragua una exigencia de rendición de cuentas.

Las declaraciones del ministro español se producen apenas unos días antes de que se celebre en Guatemala la XXVI Cumbre Iberoamericana, reunión a la que asistirá el presidente español Pedro Sánchez, y a la que también ha mostrado interés en asistir el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, reseñó Efe.

Lea también: 21 expresidentes afirmaron que Venezuela, Cuba y Nicaragua son Estados criminales

Nicaragua vive desde abril pasado una oleada de protestas en las que han muerto más de 300 personas, según la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que han responsabilizado al Gobierno de Daniel Ortega de esa represión.

Ortega niega tener responsabilidad y sostiene que las protestas en las que los nicaragüenses piden su renuncia y la de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, obedecen a un intento de “golpe de Estado”

Share.

Leave A Reply