Ministro del nuevo Gobierno brasileño envuelto en escándalo por vínculos con caso Petrobras

1
Agencias

Agencias

(23 de mayo 2016. El Venezolano).- Este lunes, el gobierno interino de Brasil se envuelve nuevamente en un escándalo a tan solo once días de haber tomado el poder pues se reveló que un ministro clave habría sugerido que la destitución de Dilma Rousseff permitiría detener las investigaciones sobre el multimillonario fraude en Petrobras.

Lea también: Expresidente de Brasil enfrenta nueva investigación por caso Petrobras

El diario Folha de Sao Paulo, publicó fragmentos de conversaciones telefónicas donde el ministro de Planificación, Romero Jucá, le dice a Sergio Machado, expresidente de la compañía procesadora de petróleo y gas Transpetro, que era necesario un “pacto” para detener las indagaciones, que también incluyera al poder judicial.

Según reseña AFP, tanto Jucá como Machado son investigados en la llamada Operación Lava Jato (Lavadero de autos) que indaga la trama de corrupción en Petrobras donde se desviaron millones de dólares.

Sobre el escándalo que salpicó una gran parte de la clase política brasileña y ayudó a profundizar la crisis que derivó en la suspensión de Rousseff el pasado 12 de mayo, Jucá aseveró “hay que resolver esa mierda. Hay que cambiar el gobierno para cortar esta sangría” en la conversación que salió a la luz.

El intercambio fue grabado en secreto y ocurrió semanas antes de la votación del 17 de abril en la Cámara de Diputados que aprobó el impeachment y derivó el proceso al Senado, afirmó el diario.

Asimismo, el ministro del gobierno interino de Michel Temer, que asumió tras la destitución de Rousseff y senador licenciado del partido centrista PMDB, insistió en que era necesario “articular una acción política” que “delimitara todo donde está”.

El medio paulista afirmó además que Machado buscó a líderes de ese partido preocupado con los avances de la investigación anticorrupción. “Tenemos que encontrar una salida”, habría planteado el expresidente de esta subsidiaria de Petrobras, investigado por supuestamente haber pagado sobornos en el marco de la trama corrupta.

No obstante, Jucá se defendió este mismo lunes durante una rueda de prensa, donde afirmó que su frase “cortar esta sangría” se refería a la crisis económica y política que afecta a Brasil.

“Es cortar la sangría de la economía, de lo que está ocurriendo con el país, esa es la ventaja del cambio de gobierno. La Lava Jato era la médula del gobierno (de Rousseff) y eso tiene una sangría económica, social, política”, declaró.

“La Lava Jato es importante, hay que investigar, pero hay que delimitarla”, enfatizó Jucá, quien descartó renunciar a su cargo en el flamante gobierno Temer, de quien es un firme aliado.

Share.

Leave A Reply