Mendicidad en Venezuela comienza a causar alarma

0
Mendicidad en Venezuela comienza a causar alarma

La Patilla

(17 de septiembre de 2016. El Venezolano).- La crisis por la que atraviesa Venezuela ha generado que en las calles del país se observen escenas que hace algunos años eran realmente poco frecuentes, pero que han proliferado a medida que la inflación y el desabastecimiento arrecian. 

Ahora se ha vuelto común ver a personas buscando con desespero comida en la basura, pidiendo en calles, ferias de centros comerciales y abastecimientos de comida, alguna sobra o limosna.

Según reseña Sumarium, expertos concuerdan en que el fenómeno de la mendicidad está comenzando a causar alarma, pues parece haberse multiplicado en el transcurso del presente año.

El profesor Trino Márquez, sociólogo y director académico del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice), asegura que no hay maneras de determinar oficialmente si ha incrementado la mendicidad, dada la opacidad en las cifras oficiales.

Lea también: Venezolanos hurgan en la basura por comida: “Por mis hijos doy la vida” (+video)

Sin embargo, Márquez señala que es notorio el crecimiento de los mendigos o pedigüeños en la capital: está acorde con altos índices de inflación que se registran en el país.

Explica que la inflación en el rubro de los alimentos es incluso mayor a la generalizada y podría estar superando la barrera de los 1000%, lo que dificulta el acceso a estos.

Esta situación afecta especialmente a los sectores más pobres de la población, ya que el poco ingreso que obtiene se les evapora. Día a día el acceso a la alimentación está más cuesta arriba”, dice.

A falta de cifras oficiales, el estudio de Condiciones de Vida en Venezuela, realizado el año pasado por la universidad Central de Venezuela (UCV), junto a la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y la Simón Bolívar (USB), revela que los pobres no extremos del 2014 pasaron a ser pobres extremos, y la mitad de los no pobres de 2014 pasaron a ser pobres en 2015.

Es de prever que los números no arrojen mejoras en 2016, cuando el país se encuentra sumergido en una profunda crisis económica y social. Mientras que los extremos políticos encabezan disputas en torno a la silla presidencial.

Share.

Leave A Reply