Maduro quiere abortar la Constituyente cubana, por Ángel Monagas

1

NP

(27 de julio de 2017. El Venezolano).- Los venezolanos estamos a la expectativa, llenos de esperanza y también de escepticismo. A muchos les cuesta creer que llegamos al final de la película. Quizá es una serie y no se han terminado todos los capítulos.

Yo no me imagino a Freddy Guevara, como “Osama Bin Laden”, yendo a Miraflores cargado de explosivos. Tampoco lo hará María Corina ni Capriles, menos Ledezma. Ellos no son “Rambos” para asaltar la sede del poder. Pueden seguir incentivando a los valientes jóvenes, que siguen muriendo inmersos en sus sueños. En su conciencia lo dejo.

Negociar sigue siendo una palabra “tabú”, en la Mesa de la Unidad. En consecuencia, la metodología para analizar la situación resulta difícil.

En esta etapa de la serie que observamos, Diosdado Cabello, es el débil. El más frágil de los “malos”. ¿Será lo mismo si se llegase a instalar la ANC el domingo?

EL ESCENARIO ACTUAL

Es el de un Presidente muy asustado. Temeroso y dudoso de su futuro. Si sigue hacia adelante con la ANC, presiona su final, con un Diosdado en control total de la misma. Maduro mueve sus piezas para impedirlo. El candidato más duro para presidirla es Cabello. Él se las ha jugado completas, desde hace tiempo. Recorrió el país. Arengo. Fortaleció lo mucho o lo poco que tiene el PSUV. Maduro se entretuvo y realmente su suerte, no su capacidad, lo ha llevado más lejos de lo que muchos creían. En su ajedrez, Maduro solo tiene el Rey. ¿Podrá hacer los 12 pasos para quedar “tablas” y no morir?

Quizá el llamado a cuatro altos jefes de la oposición, apunte hacia ese sentido. ¿Se atreverán a sentarse y buscar una salida consensuada, como ocurre en muchas partes del mundo, con conflictos similares? Sobre todo en Venezuela, donde hay un sector radical obstinado, que no administra bien sus neuronas y solo se deja dominar por su adrenalina. Luego de hacer la invitación, Maduro la sometió a votación ante los pocos asistentes del acto y fue aplaudida por el sector Chavista radical presente pero muy a “regaña dientes”. Si se acercan a las tomas de los vídeos que sobran, “El Hijo del Furrial” frunció el ceño.

Comprobado, Maduro está desesperado por entregar el parapeto creado.

En la oposición hay una fuerte pelea por el protagonismo. Se convocan ruedas de prensa solitarias, de dos o tres voceros, en lugar de presentarse todos juntos. Ciertamente el aroma del poder cercano, hace sus efectos.

Guevara, desbocado en su juego, María Corina, al parecer Ledezma también, no acepta el encuentro con Maduro. Solo aceptarían su RENUNCIA o LLAMADO A ELECCIONES GENERALES. Se conversa sobre estos desencuentros.

Comentarios ruedan acerca de la salida inmediata de ZAPATERO, satanizado hasta por los que yo creía más prudentes, sin lograr concretar un acuerdo.

Primero debemos conceptualizar que es lo que vamos a “negociar”. Allí es difícil unificar a la oposición.

Hasta la palabra “Transición”, tiene enemigos. En estos momentos ayuda más el que calla, que el que opina. El documento magistralmente leído por Ramos Allup generó “piquiña”. El “rankeo” político obliga a fijarse bien quien debatirá. Un debutante tiene posibilidades de ganar pero son más las que tiene de perder. La maña muchas veces es superior a la fuerza.

Las próximas horas serán difíciles. Maduro llamó a una Mesa, para elaborar un acuerdo “constitucional”, que todas las partes respeten.

Para el momento de hacer esta columna, solo Henry Falcón había anunciado asistir, aunque él no fue de los cuatro invitados por Nicolás.

LOS PROBLEMAS

Aunque la crisis venezolana arranca con la economía, su fundamento es político. Un Estado con más poder del que tiene no resolverá los problemas. La naturaleza de la economía es distinta a las de la política. Se requiere de convicción y para ello la cabeza de gobierno, debe tener liderazgo. Como lo dije en mi columna del martes, no hay confianza. Los venezolanos nos acostumbramos al mesías y aunque es un modelo que debe superarse, eso no se logra de la noche a la mañana.

En el pasado la “legislomania” no resolvió nuestros problemas. Hicimos leyes para todo, de manera casuística, violando hasta las más elementales técnicas legislativas. Tampoco, la “eleccionmania”. Somos el país con mayor número de elecciones en el planeta, o por lo menos, uno donde se han hecho “demasiadas” elecciones. Los problemas siguen igualitos y hasta peor.

El secreto de los buenos gobernantes es intervenir menos y resolver más. Mayor eficiencia. El modelo político colapso y lo grave es que dentro de los salvadores (la oposición) no hay claridad de esto y Dios nos libre, que vuelvan con la misma cuartilla de los 90.

AL BUEN ENTENDEDOR POCAS PALABRAS: MADURO QUIERE ABORTAR LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE

La constituyente de Maduro nunca tuvo margen de competitividad para que la oposición participara. Fue hecha para ser ganada por un sector Chavista. Y con propósitos políticos de control bien determinados. Maduro lo sabía. Como lo hemos venido anunciado en esta columna desde hace meses, él es el Presidente, tiene el poder pero no gobierna. Esta “tumbao” pero no caído. El enemigo mortal, no ya tan solo de Maduro sino de toda Venezuela es otro. Cuando leo a los críticos nacionales o desde España o Miami, parecen soslayar ese elemento.

Observaciones:

Utilizando un lenguaje de PNL, diría que Maduro prepara el anuncio de suspensión de la ANC.

Razones:

En primer lugar, a pesar de todo lo dicho el Presidente de la ANC, como he venido advirtiendo y lamento que ni en la propia MUD esto se valore, será el verdadero JEFE del país. Ilegal o no, tendrá ese poder una vez instalado. El olor a  “golpe” constitucional, invade Miraflores.

En segundo lugar, anularla o suspenderla le permitiría a Maduro maniobrar un poco más, su débil Presidencia, hágalo por vía política o por vía judicial. Sería visto como un Presidente, que no obstante lo mal gobernante, encontró salidas a la crisis.

En tercer lugar, anular la ANC, creada como estrategia por el mismo y que ha logrado el objetivo primario, acaba con el elemento unificador de todos sus enemigos políticos en este momento. Pudiera incluso, crear más problemas del lado conductor de la MUD, que dentro del chavismo, sobre todo en aquellos grupos radicales, no preparados para un dialogo sino para un enfrentamiento.

Por: Ángel Monagas / @angelmonagas

Compartir .

Dejar respuesta