Maduro dejó en evidencia que el TSJ “está a su servicio”

0
Archivo

Archivo

(31 de enero de 2016. El Venezolano).- El abogado constitucionalista Gerardo Fernández, aseguró que “Maduro demostró que el Poder Judicial está a su servicio”, luego de las controversiales declaraciones del mandatario nacional y la presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Gladys Gutiérrez, quienes atribuyeron a ese poder la potestad suprema de dirimir conflictos sobre las leyes durante el acto de apertura del año judicial.

Las declaraciones están dirigidas a amedrentar a otros poderes; son infelices. El TSJ no puede servir a una causa política, el Poder Judicial debe respetar al Legislativo y el Ejecutivo, pero cuando lo hagan mal se debe corregir”, agregó.

Considera que el Gobierno pretende, con el apoyo del TSJ, preservar el presidencialismo exacerbado. “Sin embargo, la tendencia después del 6 de diciembre indica que debemos ir a un sistema con independencia de poderes. La decisión del pueblo debe ser respetada y las manifestaciones, tanto de Maduro como de Gutiérrez, atentan contra la legitimidad democrática del Parlamento”, apuntó.

Lea también: Magistrada suplente se evaluó a sí misma para selección del TSJ

La AN no está para defenderse de las acciones del TSJ, sino para ejercer su función contralora, fiscal, tributaria y presupuestaria legitimada por la voluntad del pueblo que se expresó en elecciones”, indicó el especialista.

Según reseña El Nacional, por su parte, el presidente del Frente de Abogados Bolivarianos, Julio Lattán, afirma que el TSJ, a través de su Sala Constitucional, puede determinar la aplicabilidad y efectividad de cualquier acción que atente contra la carta magna: “El TSJ puede anular no solo los actos de la AN, sino de cualquier órgano del poder público”. Sin embargo, Fernández opina que el Ejecutivo hace interpretaciones de las leyes para legitimar las acciones del gobierno aunque estas no defiendan la democracia.

El primer vicepresidente de la AN, Enrique Márquez, sostiene que el gobierno de Maduro se empeña en continuar la senda del enfrentamiento y su desconocimiento de las leyes al afirmar que el poder supremo lo ejerce el TSJ.

“Lo que ocurrió el 6 de diciembre demuestra la construcción de una nueva mayoría. El presidente pretende con su control, que ganó de manera dudosa cuando jubiló a la fuerza a una serie de magistrados, utilizar a esas autoridades para oponerse a un poder elegido por el pueblo”, dijo el también presidente del partido Un Nuevo Tiempo.

Márquez reconoció que el TSJ tiene facultades para interpretar la Constitución, pero no es un suprapoder. “En una democracia no puede existir un suprapoder, tiene que haber un equilibrio. Nosotros no podemos pretender pasar por encima del TSJ, pero ellos no pueden obstaculizar la AN”, sentenció.

Compartir .

Dejar respuesta