Los escupitajos de fuego, por Gustavo Tovar Arroyo

0

(26 de Agosto de 2017. El Venezolano).-  Descanse en paz. La dictadura de Nicolás está muerta. Los venezolanos lo hemos decidido así y también América Latina y el Mundo. La estrecha vinculación del régimen con las fuerzas más nocivas de la modernidad: narcotráfico, terrorismo y corrupción, la estigmatizan y marginan como los criminales que son. En este momento al chavismo sólo lo sostiene la delincuencia.

Las condiciones de vida empeorarán. No hay manera de que los despreciables bandidos que nos han secuestrado permanezcan en el poder. Tratamos de salir de ellos por las buenas y no lo logramos. Otros lo harán por las malas. Es inevitable.

Prepárense.

¿Tarde o temprano?

Si una décima parte de lo que ha dicho la oposición venezolana sobre la dictadura chavista es cierto, es decir, si las acusaciones de violadores de derechos humanos, si son socios del narcotráfico continental, si lavan dinero y son el régimen más corrupto de la historia de Venezuela, si su alianza estratégica mundial es con las FARC, Hezbolá y todas las fuerzas terroristas del planeta, si todo eso es cierto o al menos una pequeña parte, en Venezuela tarde o temprano habrá una intervención militar para deshacerse de la perniciosa y deplorable autocracia.

No la habrá porque un puñado de venezolanos lo ruegue o lo solicite por internet, la habrá porque todas las democracias del mundo la impondrán. La perversión del chavismo se ha convertido en una amenaza incontrolable para el mundo civilizado. La tienen que parar.

Y la pararán.

Los escupitajos de fuego

Los militares que se han unido y han amparado la descomposición total del Estado venezolano o han fungido como tontos útiles del chavismo serán los primeros arrasados, su destino es negro. No creo que sólo habrá cárcel para ellos, la mayoría tendrá que combatir y serán sembrados en el camposanto en su delirante defensa de Cilia, Nicolás, Diosdi, de los narcosobrinos, del bobezno hijo de Nicolás y de los carteles de la corrupción y el narcotráfico.

Algunos oficiantes del crimen histórico salvarán su pellejo porque comprenderán a tiempo que luchar por esa manada de atracadores no vale la pena: el crimen no paga. Huirán, no creo que se rebelen. Sus familias y sus propias vidas contarán, como es lógico, más que las vidas de Delcy o Jorge “la hiena” Rodríguez o la del corrupto Vladimir Padrino (y su mansión en Europa).

Pero la mayoría, de seguir la narcodictadura como va, tendrá que enfrentar no amenazas ni señalamientos diplomáticos, tendrán que verle el rostro a los escupitajos de fuego que lanzarán ejércitos entrenados sobre sus cuerpos ateridos de miedo mientras murmuran: Patria Socialista o muerte.

¿Muerte?

Las sanciones

Los países de la región, no sólo los Estados Unidos, han anunciado una serie de sanciones individuales contra los chavistas que han cometido violaciones graves a los derechos humanos, contra los corruptos, los narcotraficantes, los lavadores de dinero y los asociados con el terrorismo.

Dichas sanciones, insisto, individuales, buscan aislar a perniciosos personajes de la vida política venezolana, identificarlos y someterlos al escarnio público. Representan medidas diplomáticas preventivas. Por ahora, son acciones administrativas, no balas ni bombardeos ni tanques. Sutiles llamados de atención que en el peor de los casos sólo le quitó una parte de su patrimonio –500 millones de dólares- al narcotraficante como Tarek el Aissami.

Que personajes de oposición después de acusar al régimen de todo lo que lo acusan, ahora señalen que están en desacuerdo con las sanciones es digno de manicomio. Nadie se lo explica ni lo entiende.

¿Será que lo que los opositores lo que buscan es una nefasta guerra?

Una epidemia de demencia

No creo que todos los opositores estén vendidos ni que sean fichas del régimen. Estoy convencido de que también existen los lunáticos, los timoratos, los rendidos y hasta los ingenuos. No lo ocultó, la verdad no puedo, pero a veces entretengo mi más cruel morbosidad escuchando las promesas electorales de los flamantes candidatos a gobernadores. Es un circo macabro que nos desternilla en una trágica risa.

¿En serio? ¿Hospitales? ¿Inversión extranjera? ¿Acabarán con la delincuencia? ¿Reactivar el aparato productivo? ¿Todos los derechos para todas las personas? ¿Todos?

El espectáculo es cinematográfico. Cunde en Venezuela una epidemia de demencia, una epidemia en la que nadie ha quedado a salvo ni quedará. Todos parecen infectados.

La dictadura está muerta, ¿será que la epidemia entre los opositores busca resucitarla con promesas electorales disparatadas y absurdas?

¿La hora cero terminó siendo la hora loca?

Por Gustavo Tovar Arroyo

Share.

Leave A Reply