Liberación de niños detenidos en centros de inmigrantes será un “dolor de cabeza”

0
thumb

EFE

(07 de julio 2016. El Venezolano).- La abogada de inmigración Grisel Ybarra señaló que la liberación de niños detenidos en centros de inmigrantes ordenada por la corte federal de apelaciones del 9º circuito, será un “dolor de cabeza” desde el punto de vista logístico, porque “el problema no es que los tengas que soltar sino a quién se los vas a entregar”.

Remarcó que gran parte de la razón por la que han sido detenidos por tanto tiempo es porque necesitan una asistencia médica “increíble”. “Muchos de estos niños no han sido vacunados contra nada (…) y primero tienen que ver que no sean un problema para los niños de los colegios aquí”, dijo.

Dijo además que existen casos, de lo que “la gente no habla, sobre niños que han sido entregados a personas y desaparecen y sospechan “hasta de ventas de órganos”. Apuntó, entonces, que “si no hay gente para darle seguimiento a los niños americanos que están en el sistema, mucho menos habrá para los niños inmigrantes”.

Ybarra agregó que “son niños que no están acostumbrados al régimen de la vida americana”.

Expresó que comprende “las buenas intenciones de las personas que han interpuesto estas demandas”, pero que se debe pensar en la atención que necesitarán estos menores una vez que entren a los Estados Unidos.

La ola de niños inmigrantes procedentes de Centroamérica ha disminuido, pero los que arribaron anteriormente han sido atendidos en una facilidad localizada en Homestead, Florida, que consiste en tan solo un galpón militar al que llegan luego de pasar por muchos peligros y poniendo sus vidas en riesgo, advirtió Ybarra.

“Estos niños vinieron pensando que iban a encontrar el país de las maravillas y lo que encontraron fue una cárcel”, dijo.

Precisó que la alimentación, manutención y asistencia médica de estos niños le está costando 18 millones de dólares mensualmente a “los contribuyentes de este país, por eso es que estamos teniendo problemas en estas elecciones porque cuando el monstruo blanco de Pensilvania, Michigan, Idaho, Tennessee, etc, ve esto, se le pone la cabeza gigante y empiezan a escribirles a los congresistas”.

Finalizó diciendo que “la miseria del resto del mundo, no es problema de los Estados Unidos”.

Compartir .

Dejar respuesta