Las milicias, el servicio rodilla en tierra con Nicolás Maduro

0

Foto: Prensa Presidencia

(12 de enero del 2019. El Venezolano).- Las Milicias Bolivarianas, el cuerpo de civiles afectos a Nicolás Maduro a las que el cuestionado mandatario ordenó integrar desde el próximo mes en “el entrenamiento y despliegue de las fuerzas profesionales”, juegan un papel clave en la estrategia del régimen por mantenerse en el poder a toda costa. Así lo reseña eltiempo.com.

Según reiteradas declaraciones del propio Maduro, ya son 1,6 millones de civiles que reciben formación militar y que los fines de semana realizan ejercicios castrenses, a veces con armamento. La cifra real no es fácilmente verificable, pero lo que sí es un hecho es que se trata de miles de personas que dependen de los beneficios que les da el Gobierno a cambio de su lealtad.

“Milicianos y milicianas, máxima disciplina y máxima alerta para defender la sagrada causa de la libertad, solo así cumpliremos con nuestro gran objetivo: la paz y la felicidad de nuestro pueblo”.

Víctor Mijares, profesor venezolano de Ciencia Política en la Universidad de los Andes, explica que “estas milicias cumplen con ser un brazo paramilitar del sector civil del chavismo”, y que son similares a los que han aparecido en otros regímenes dictatoriales como un mecanismo de control contra los propios militares y la sociedad.

Lea también: Colombia reafirma su compromiso con el Grupo de Lima

El mecanismo es perverso porque parte de los incentivos que reciben del oficialismo los obtienen por delatar a quienes son o podrían ser una amenaza para el régimen. Y esto, a su vez, es usado para sacar del camino a vecinos o conocidos con los que los milicianos tienen problemas o a los que quieren meter en líos con la justicia para quedarse con sus bienes.

Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, dice que estas milicias surgieron luego del golpe de Estado del 2002, cuando el entonces presidente Hugo Chávez evidenció que no tenía garantizada la lealtad de las Fuerzas Armadas.

Mediante una relación clientelar -los afectos al régimen son los que tienen sus subsidios o acceso a los productos que escaseaban en los supermercados- Chávez (y luego Maduro) se aseguraron la fidelidad de comunidades enteras. Con el tiempo, esos grupos empezaron a recibir formación militar.

Lea también: Borges aseguró que fracturar la cúpula militar acabaría con Maduro

“A funcionarios públicos les tocaba ir los fines de semana a entrenamientos. Allí aprendían a manejar armamento y a entender la lógica militar”, agrega Rodríguez. En su momento, Chávez decidió modificar la doctrina militar venezolana y acomodarla al modelo cubano.

Lea completo en  eltiempo.com.

Share.

Leave A Reply