Las apariencias cambian, pero en realidad, nada cambia, por Steve Hanke

0

Su Noticiero

(20 de agosto del 2018. El Venezolano).- En los días previos a la reforma de la moneda de Venezuela, que inicia el 20 de agosto, el bolívar ha dado otra inmersión profunda. El siguiente gráfico muestra la caída libre del bolívar y la enorme brecha entre el tipo de cambio oficial de 248.521 VEF / USD y el tipo de cambio del mercado negro de 6.670.079 VEF / USD. Esa brecha resulta en una enorme prima del mercado negro de 2.584%. También produce enormes ganancias para los compinches de Maduro que tienen acceso a la tarifa oficial. Pueden comprar billetes verdes para los maníes y venderlos en el mercado negro con un beneficio instantáneo de 2,584%.

Con el colapso del bolívar, la inflación, por mi medida, ha aumentado. De hecho, la tasa de inflación de Venezuela acaba de alcanzar un máximo histórico. La tasa anual ahora se ubica en el 48.760% (vea la tabla a continuación). La hiperinflación de Venezuela, que comenzó en noviembre de 2016, tiene piernas.

El lunes, Venezuela lanzará una reforma monetaria que, según afirma, pondrá fin a la pesadilla de hiperinflación de Venezuela. Un nuevo bolívar soberano reemplazará al viejo bolívar. La tasa de conversión será de 100.000 bolívares antiguos por 1 soberano. Esta redenominación de moneda dará como resultado que se eliminen cinco ceros de la unidad de cuenta oficial de Venezuela. Para poner esto en perspectiva, 100.000 bolívares viejos, al tipo de cambio actual del mercado libre, valen 1,5 centavos de dólar

Además de cortar cinco ceros de la unidad de cuenta de Venezuela, se supone que el bolívar soberano está vinculado al petro, la criptomoneda venezolana, que se supone que está anclada a un barril de petróleo. Entonces, si el bolívar soberano funciona según lo anunciado, Venezuela pasará de emitir una moneda fiduciaria irredimible a emitir una moneda rescatable respaldada por materias primas. Pero, dado que el petro de Venezuela es disfuncional y se considera una estafa, no una moneda, me centraré únicamente en la realidad de la redenominación del bolívar el lunes.

La redenominación del bolívar será como pasar por el cuchillo de uno de los famosos cirujanos plásticos de Caracas. Las apariencias cambian, pero, en realidad, nada cambia. Eso es lo que está reservado para el bolívar: un estiramiento facial.

Estos estiramientos faciales siempre acompañan episodios de hiperinflación. De hecho, la mayor hiperinflación registrada fue la de Hungría, donde la tasa de inflación diaria alcanzó el 207% en julio de 1946. Esto fue seguido por una reforma monetaria el 1 de agosto de 1946. El pengó fue reemplazado por el forint, y la tasa de conversión fue de 400 octillones (4 seguido de 29 ceros) de pengó por un forint. Entonces, Hungría eliminó 29 ceros de su unidad de cuenta. Este fue el mayor recorte de ceros en la historia.

Pero, ha habido otras redenominaciones espectaculares de divisas. Permítanme hacer un recorrido por el carril de la memoria para obtener información de primera mano de mis días como asesor económico personal del viceprimer ministro de la República Federativa Socialista de Yugoslavia desde 1990 hasta junio de 1991, cuando estalló la guerra civil. Conocí al viceprimer ministro Zivko Pregl a fines de 1989 en una cena en Viena, Austria. La cena, a la que asistimos la Sra. Hanke y yo, fue organizada por nuestro buen amigo, el fallecido gran Daniel Swarovski de Wattens, en Tirol. Al día siguiente de nuestra cena placentera, Pregl, la persona responsable del desarrollo de las reformas económicas para el gobierno yugoslavo liderado por el fallecido Ante Markovic, solicitó una reunión. Hablamos de sus ideas de reforma y me invitó a convertirme en su asesor. Indiqué que tenía reservas porque era un economista liberal de libre mercado clásico, y él era un líder de la Liga Comunista de Yugoslavia. Pregl luego me sorprendió cuando dijo que mis calificaciones eran exactamente las razones por las que me invitó a ser su consejero. Afirmó que quería implementar reformas de libre mercado y no quería consejos diluidos. Pregl persistió y, después de saber que participó en la disolución de la Liga Comunista de Yugoslavia en enero de 1990 y estaba comprometido con las reformas reales del mercado libre, acepté convertirme en su asesor.

Acababa de llegar a Belgrado en enero de 1990 cuando tuve que enfrentar, lo que consideré ser, una gran equivocación política de Yugoslavia. Yugoslavia acaba de iniciar una reforma monetaria en la que el dinar antiguo fue reemplazado por un dinar convertible. Con ese estiramiento facial, se eliminaron cuatro ceros. Llegué a la conclusión de que el dinar convertible nunca sobreviviría y argumentaba que lo único que podría salvar al dinar sería una caja de conversión en la que el dinar cotizara libremente a una tasa fija con el marco alemán y fuera respaldado al 100% por las reservas de marcos alemanes.

Estaba tan convencido de que la reforma monetaria yugoslava de 1990 terminaría en desastre, de la cual fui coautor de un libro con Kurt Schuler sobre lo que Yugoslavia debería haber hecho con el dinar, es decir, convertirlo en un clon del marco alemán. Nuestro libro, La reforma monetaria y el desarrollo de una economía de mercado yugoslavo , fue publicado en Londres por el Centro de Investigación de Economías Comunistas en 1991. También fue publicado en serbocroata (Monetarna Reforma I Razvoj Jugoslovenske Trzisne Privrede) por el Ekonomski Institute Beograd.

Por desgracia, mi consejo no fue seguido, y los ceros del dinar simplemente siguieron saliendo en una reforma monetaria cosmética tras otra. En 1992, se eliminó otro cero. Luego, en 1993, seis fueron retirados en octubre y otros nueve salieron en diciembre. Cuando la tasa de inflación mensual alcanzó 313.000.000% en enero de 1994, se cortaron otros siete ceros. En total, desde 1990 hasta 1994, se emitieron cinco nuevos dinares y se eliminaron 27 ceros del infortunado dinar.

A menos que Venezuela adopte un régimen monetario completamente nuevo -como una caja de conversión o dolarización-, el bolívar correrá el mismo destino que el dinar yugoslavo. La hiperinflación se disparará y el bolívar caerá con más frecuencia bajo el cuchillo del cirujano plástico.

Escrito por Steve H. Hanke de la Universidad Johns Hopkins. Síguelo en Twitter @Steve_Hanke.

Share.

Leave A Reply