La peregrina tesis del sabotaje, por Emiro Albornoz León

0

Foto: referencial / NotiTotal

(06 de Junio de 2018. El Venezolano).- Régimen comunista y dictatorial que destruye a Venezuela, a paso de perdedores, ya no consigue excusas para eludir su exclusiva responsabilidad sobre la calamitosa situación que atraviesa el país, con su secuela de crisis humanitaria en salud alimentación y un caos total en los servicios públicos fundamentales .

El “líder” de la hecatombe, del cataclismo que ha sacudido todos los cimientos de la nación, Nicolás Maduro, cree que los venezolanos son pendejos para tragarse los cientos que desde hace seis años viene echando a rodar para justificar su manifiesta incompetencia como Presidente de la república.

Sin lugar a dudas, Maduro ha dirigido un gobierno fallido al no poderle ofrecer a los venezolanos soluciones a los graves problemas que han devenido en una de las peores condiciones de vida que pueda presentar nación alguna del continente y hasta de los países del tercer mundo que no cuentan con los recursos económicos que les permitan satisfacer las necesidades de los ciudadanos, como los que tiene Venezuela.

Maduro y los personeros de su gobierno militarista pretenden hacerle convencer a los venezolanos y al mundo que los problemas que vivimos son producto de una guerra económica que solamente existe en sus huecas cabezotas y esgrimen la peregrina tesis del sabotaje de la oposición venezolana y el imperio norteamericano.

La escasez de dólares por habérselos robado o dilapidado la revolución, así como el elevado precio que ha adquirido la divisa norteamericana frente a un pervertido bolívar, la atribuye a la Página Dólar Today que realmente lo que hace es reflejar la cotización de esos papeles verdes en la ciudad de Cúcuta. Si sube o baja, igual publican la especie.

El colapso del servicio eléctrico a nivel nacional lo atribuyen, Maduro y el incapaz ministro militarote y gorila de Corpoelec, a sabotaje por parte de la oposición y el imperio norteamericano. En esa acción han sido capaces de incluir a trabajadores del sector en búsqueda de hacer más creíble su mentira.

De lo que sí no han sido capaces es de calificar como sabotaje el desastre que se vive en la industria petrolera venezolana, la cual según algunos especialistas, se encuentra técnicamente quebrada y endeudada hasta los tuétanos, con buena parte de su personal más especializado huyendo del país por la crisis económica que no permite que puedan comer un día completo con el salario mensual que devengan, y con una producción venida al suelo en la última gestión del General Manuel Quevedo, a quien acaban de
ratificar por ese “gran logro”.

Ya lo que falta es que el resto de los servicios públicos, de los cuales ninguno sirve porque 19 años de revolución se encargaron de destruirlos, también lo atribuyen a sabotaje de los propios venezolanos opositores al régimen, que son más del 85 por ciento de la nación, que según las excusas del gobierno
para no asumir su barranco les encanta vivir sin electricidad, sin agua potable, con las cloacas a cielo abierto por todos lados, con un transporte público acabado por la ineficacia del gobierno, con los hospitales inservibles, sin medicinas ni equipos para atender emergencias y darle salud a los
enfermos y toda la cadena de males que viene dejando en su camino destructivo esta maldita revolución.

Por Emiro Albornoz León

Share.

Leave A Reply