La pela que nos va a echar Maduro, por Emiro Albornoz

0

Referencial

(10 de abril de 2017. El Venezolano).- El reciente fin de semana, el Presidente de la república, Nicolás Maduro, anunció al país que está ansioso porque se convoquen elecciones de Gobernadores y Alcaldes para “darle una pela a esa gente” (a la oposición) y responderle con votos a la violencia, con lo cual demostrará el apoyo que tiene su gobierno.

Esto es lo que se puede calificar como una perla y merece le dediquemos unas cuantas líneas a esta exhortación presidencial.

Para las señoras que regentan el Consejo Nacional Electoral, los deseos del Presidente deben ser órdenes, y ya debieran estar montando las elecciones de Gobernadores, Alcaldes y Diputados a los Consejos Legislativos regionales. La primera de éstas, suspendida de manera arbitraria e inconstitucional pues debió realizarse en el mes de diciembre, según lo pauta el texto sagrado de las leyes de la república.

Esas elecciones, en las cuales saldría derrotado el régimen y quien lo preside, al perder más de una veintena de Gobernaciones, se especula que fue ordenada su suspensión por un poder que lo controla todo, con la excepción de la Asamblea Nacional, dominada ampliamente por la oposición y a la cual han querido ningunear desde el Tribunal Supremo de Justicia, porque sería la demostración más evidente que el pueblo de Venezuela quiere un cambio de gobierno y moralmente el presidente estaría en la obligación de renunciar a su cargo.

No quiero especular cuáles serían las motivaciones del presidente cuando expresó estos deseos electorales en medio de un centro religioso en la ciudad de Barquisimeto, pero de lo que sí estoy seguro es que lo debió decir en broma como lo hizo en oportunidad no muy lejana cuando muy seriamente pidió al gobierno de los Estados Unidos que liberaran al independentista portorriqueño Oscar López y él liberaba a Leopoldo López y se lo ponía en un avión al imperio. Todos sabemos que fue liberado uno solo de los López presos. El otro sigue encanado en Ramo Verde porque el presidente dijo que no habló en serio ese día de la propuesta a Obama.

Ahora este cronista va a hablar en serio. Lo de Maduro fue una jocosidad como las que nos tiene acostumbrados en sus peroratas en cadena nacional, y me hizo recordar el eslogan de uno de mis programas favoritos que se transmitían por la defenestrada Radio Caracas Televisión; la Radio Rochela: “nada en serio, todo en broma”.

Nicolás Maduro sabe, y lo conocen perfectamente todos sus corifeos y áulicos enchufados en el poder, que no podrá ganar una elección en este país porque el pueblo venezolano lo rechaza a él y a su gobierno en unas proporciones que sobrepasan, en este momento, más del noventa por ciento de la nación porque lo consideran responsable de la debacle que azota a los venezolanos, del hambre, de la inseguridad, del desempleo y de la incuria generalizada en que ha devenido su gestión gubernamental.

Pero si el Presidente Maduro está tan seguro que tiene el respaldo del pueblo venezolano por qué no le exige a las rectoras del CNE que convoquen el referendo revocatorio presidencial que fue saboteado por ese organismo creado para facilitar la expresión del pueblo y lo que hace es colocar en el camino electoral todo tipo de alambradas y escombros para no permitir que la soberanía que reside en el pueblo (Constitución Dixit) se ejerza a través del voto.

Así pues, señoras del CNE, tienen allanado el camino para convocar, sin más dilaciones sin mayores requisitos, sin solicitudes de firmas ni nada por el estilo, las elecciones de Gobernadores y el referendo revocatorio presidencial para que veamos quién va a recibir la pela, si la oposición democrática venezolana, o un presidente que se deslegitimó en el poder por sus prácticas fascistas y totalitarias y por ser responsable del peor gobierno que han tenido los venezolanos a lo largo de toda su historia republicana.

Lo de responderle con votos a la violencia también es un mal chiste presidencial porque la violencia la ejercen los cuerpos de seguridad del estado y los colectivos paramilitares armadas de manera ilegal y criminal por el régimen para agredir a los manifestantes que salen a protestar pacíficamente ejerciendo un derecho constitucional. El régimen infiltra saboteadores encapuchados para causar destrozos y desvirtuar los justos reclamos democráticos del pueblo venezolano.

Por Emiro Albornoz

Compartir .

Dejar respuesta