La MUD que necesitamos, por Antonio Urdaneta

0

Archivo

(05 de enero de 2017. El Venezolano).- Soy un irreductible militante de cualquier alianza política opositora de este régimen que ha arruinado a Venezuela. Me refiero a una convergencia de fuerzas políticas y sociales que tenga posibilidades de acabar con la tragedia que ha materializado esa cúpula de degenerados que se autodenomina “revolucionarios” socialistas. Pienso, y así lo creo, que en estos momentos la alianza que más se acerca a tales expectativas es la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Sin embargo, debo asumir que en los últimos dos o tres meses, dicha fórmula unitaria se ha debilitado, lo cual supone que pudiese dejar de ser una alternativa exitosa frente a todo un Estado con poder, muchos recursos a la mano y sin escrúpulos para pasar por encima de la Constitución y las leyes, siempre que tal conducta permita al régimen mantenerse en el mando y atornillarse en él, por supuesto, para seguirnos matando de hambre, por decir lo menos.

Ha llegado el momento en que la visión de futuro por la patria reclama de todos los demócratas, y también de los millones de venezolanos que estamos desnutriéndonos aceleradamente, mayor convicción con respecto al gran valor que tiene la unidad de propósitos, acciones y estrategias. Y en el caso específico de la MUD, si ésta pretende ser la carta que todos debemos jugarnos, tendrá que encontrar el camino de una verdadera y amplia aglutinación de voluntades que sean capaces de interpretar a cabalidad la catástrofe en la que está hundida Venezuela.

Interpretar esta realidad es entender que primero está el pueblo que cualquier aspiración particular, por más justa que ésta sea. Y ello conduce a realizar, con urgencia, un proceso de organización e inclusión de voluntades, a manera de un relanzamiento efectivo, serio, de la alianza que actualmente es. Hay que considerar a la MUD como un gran partido democrático realmente funcional y donde la supremacía de las ideas y de las prácticas acertadas, sustituya al predominio del tamaño de los partidos políticos.

La MUD sólo seguirá siendo útil si el protagonismo que hoy ejercen las organizaciones sociales y partidistas que la conforman, se canaliza a través de una vocería de la alianza, que divulgue y ejecute lo que una mayoría calificada decida en el seno de dicha plataforma unitaria, como producto de las deliberaciones internas, las cuales deben caracterizarse por sus valores constructivos y el estricto acatamiento por todos.

Estoy convencido de que esta carta de intención es compartida por millones de venezolanos que desean una MUD dinámica, coherente, y siempre a la vanguardia de los hechos políticos y sociales que se vinculan con los intereses de la conciencia nacional.

Por: Antonio Urdaneta / @UrdanetaAguirre

Compartir .

Dejar respuesta