La grave crisis que azota a los venezolanos y el realismo mágico del régimen

3

Foto: Infobae

(12 de Septiembre de 2017. El Venezolano).- Venezuela atraviesa la peor crisis económica, política y social de la historia, el hambre en el país hace estragos y un trabajo especial realizado por Infobae, confirma una vez más que las personas hurgan las bolsas de basuras para intentar encontrar algún alimento.

Con una inflación desbordada que golpea cada día el bolsillo de los venezolanos, adquirir los productos básicos para muchos se hace imposible, si no se consigue, están a precios sumamente elevados.

Reseñan el aumento del 40% al salario anunciado por Nicolás Maduro, el cual en otro país sería una bendición mientras que para los venezolanos es un drama, eso implica que el costo de las cosas siga incrementando, lo que vuelve a la población más pobre.  A finales de agosto, la inflación de 2017 ya había alcanzado un 366%, según los datos recopilados por el Parlamento desde que el Poder Ejecutivo dejó de difundir los datos mensuales en 2015.

Lea también: En fotos: venezolanos comen perros de la calle mientras Maduro regala dinero a EEUU

Señalan que con este último aumento, el salario mínimo, que cobra el 75% de los venezolanos, llegó a 136.544 bolívares (6,8 dólares al cambio paralelo, que es la única manera de acceder a la divisa estadounidense) más otros 189.000Bs (USD 9,45) en tickets para la compra de alimentos a precios regulados (si es que se consiguen), lo que ubica a Venezuela, con el segundo peor salario mínimo de la región, solo por encima de Cuba.

Archivo

En Venezuela lo que se mantiene barato es el costo de la gasolina, a 6 bolívares el litro. Con un centavo y medio de dólar (sí, USD 0,015) se puede llenar el tanque de un automóvil grande. Se sabe, el petróleo es la bendición y la condena de este país. En el subconsciente del venezolano está afincado que la gasolina es casi gratis. Maduro la aumentó algo el año pasado y fue un escándalo. Hoy no se animaría a hacerlo de nuevo.

Entre tanto, los venezolanos para poder encontrar comida a precio regulado, buscando rendir el sueldo mínimo, hacen largas colas, sin tener la certeza si el producto lo encontrarán en el abasto o supermercado, todo depende si fueron surtidos y de la cantidad a repartir por persona. En otras ocasiones la venta se hace por el número de cédula.

Si tiene la suerte de que el camión distribuyó algo y aún queda cuando llegue su turno, podrá comprar un kilo de arroz a 6.000 bolívares (USD 0,3). Si no, deberá recurrir al mercado negro de los “bachaqueros”, donde cotiza a $20.000. “Venezuela está en la miseria. Antes no era así. Si se te acababa tu pasta dental, ibas y comprabas otra. Ahora ya no”. La última la consiguió “en treinta mil bolos (bolívares)”, pero no sabe qué va a hacer cuando se le termine: “Veremos. Yo tengo ya 67 años y vivo al día”, expresó una de las encuestadas.

La escasez de medicina es otro de los vía crucis que enfrentan los venezolanos, así como su alto costo.

Ante el gran deterioro de la calidad de vida, más de 1.800.000 venezolanos viven en el exterior. Más de la mitad de ellos se marchó en la última década, de acuerdo con el Laboratorio Internacional de Migraciones de la Universidad Simón Bolívar. Los profesionales de las clases acomodadas fueron los primeros en marcharse, pero la aceleración de la fuga es exponencial y ya no hay cortes sociales. En los últimos dos años, se duplicó la cantidad de venezolanos en Colombia y ocho de cada diez poseen solo estudios primarios o secundarios, informó el diario El Nacional.

Lea también: Más de 10 países ante la ONU: Venezuela no cumple requisitos para integrar el Consejo de DDHH

Otro de los factores que padecen los venezolanos, es la inseguridad, el miedo domina la vida cotidiana de los barrios más pobres y más ricos. Medio centenar de personas muere cada fin de semana en Caracas a manos de la delincuencia. Venezuela se ha convertido en el segundo país más violento del mundo contando los que no están en guerra.

El mismo Estado que no controla a las pandillas y promueve los grupos parapoliciales, conocidos como “colectivos”, es el que persigue a los opositores.

El abogado Gonzalo Himiob, del Foro Penal Venezolano (FPV), afirmó que “nunca en nuestra historia republicana habíamos tenido una crisis en materia de derechos humanos tan grave. Desde la absoluta ausencia de políticas coherentes y efectivas para garantizar la vida y la salud de la ciudadanía hasta la sistemática política de persecución judicial injusta contra todo el que se atreva a disentir o a oponerse al gobierno”.

Archivo

Recordó que “desde enero de 2014, llevamos registrados casi 12.000 casos de arrestos arbitrarios por motivos políticos. También registramos decenas de torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes y más de 130 asesinatos por la represión del Estado o de grupos paramilitares que obran bajo la más absoluta impunidad, de la mano y con la complicidad de las fuerzas de seguridad del Gobierno”.

Mientras se acumulan la condenas y las sanciones de organismos regionales e internacionales contra los abusos del régimen de Maduro, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), integrada exclusivamente por chavistas, vive su realidad paralela y va por más: creó la orwelliana “Comisión de la Verdad” para investigar las responsabilidades de la violencia política desde la asunción de Hugo Chávez en 1999, amenaza con pedir el encarcelamiento por “traición a la patria” de los políticos opositores y perseguir las “instigaciones al odio” en las redes sociales.

Las comparaciones con Cuba, Corea del Norte y el Zimbabue de Robert Mugabe rondan todas las conversaciones. Pero el chavismo se escurre de las simplificaciones con su propio modelo totalitario.

Lea también: Papa Francisco exhortó a buscar solución a la grave crisis en Venezuela

Compartir .