Juramentación de Maduro se llevó a cabo ante un gobierno carcomido por la ilegitimidad

2

 

Archivo

(10 de enero de 2019. El Venezolano).- Nicolás Maduro es nuevamente el presidente de Venezuela luego que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) lo juramentará en medio de una ceremonia repleta de ilegalidades y que arrojó por el abismo el último vestigio de democracia en el país.

La ceremonia inició a las 12 del mediodía (hora de Caracas) y estuvo dirigida por el presidente del Supremo, Maikel Moreno, quien titubeó y se confundió durante el pronunciamiento de las palabras protocolares ante la mirada de algunos medios de comunicación y adeptos al gobierno madurista que aplauden la farsa que ha acabado con el país gracias a una hiperinflación de niveles descabellados y una crisis que carcome todos los sectores de la sociedad.

En el acto fueron más los países que estuvieron ausentes que los presentes cómo fue el caso de Rusia, México, Cuba y Bolivia. Sin embargo lo más destacado de esta jornada es que en gran parte del mundo los países han comenzado a actuar, bien sea rompiendo relaciones diplomáticas o desconociendo en su totalidad el mandato de Maduro, como es el caso de algunas organizaciones de peso como el Mercosur o la OEA presidida por Luis Almagro.

Lea también: La toma de posesión de Nicolás Maduro demuestra el quiebre institucional de Venezuela

Además en medio del acto, el electo aprovechó para anunciar que pronto desde la sede de la Asamblea Nacional Constituyente, también ilegítima dará noticias de materia económica que ayudarán a fortalecer al país lo que hace pensar en un nuevo aumento salarial que llegue para cambiar el actual situado en 4.800 bolívares soberanos y que alcanza para comprar tres botellones de refresco de tres litros.

Luego del desconocimiento masivo, Maduro aprovechó para proponer a esas naciones discutir sobre Venezuela, en especial a esos países que él llamó como “satélites” y que promueven la intolerancia. Incluso aseveró que las otras naciones veían a su país como el centro para una guerra mundial, en la que reiteró los “ataques mediáticos”.

Share.