¿Ineficiencia rojita? Se fugaron 58 presos de centro de detención en la isla de Margarita

2

(17 de marzo de 2018. El Venezolano).- Un total de 58 delincuentes, considerados de alta peligrosidad por las autoridades, se fugaron el viernes en la mañana del centro de arrestos y detenciones preventivas Los Cocos, Porlamar, estado Nueva Esparta.

Los cuerpos policiales de la isla indicaron que solamente seis funcionarios custodiaban a los detenidos en el momento en el que se realizó el escape masivo. Agregaron que cuatro de ellos fueron recapturados.

Según lo reseñado por El Nacional, los presos abrieron un boquete en la pared de aproximadamente 60×40 cm, que está a un lado de la calle. Indicaron que detuvieron a los agentes que estaban de guardia y cuidaban a los reos por sospechas de una presunta complicidad interna.

Ayer, en el transcurso del día hubo un operativo de seguridad de comisiones mixtas de cuerpos policiales con el cometido de recapturar a los otros 54 evadidos. Entre los fugados se encuentran violadores, secuestradores y sicarios, además de menores de edad, aseveraron.

Agustín Herrera Luna, segundo comandante de la ZODI en la entidad y director de la policía estadal, señaló que emprendieron las averiguaciones pertinentes con la finalidad de conocer más detalles del hecho y dar con el paradero de los demás fugados.

Cifras alarmantes. La organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones contó 50 fugas de presos de los distintos calabozos policiales y centros penitenciarios del país en el primer mes del año, un asunto que a Humberto Prado, director de la ONG, le llamó la atención.

Puntualizó que las fugas se deben a que los policías que cuidan a los reclusos no están capacitados para esas labores. “Los funcionarios policiales están formados para salvaguardar a la ciudadanía”, señaló.

Prado ha culpado la mala gestión de Iris Varela en el Ministerio del Servicio Penitenciario por estos sucesos.

Lea también: Falta de efectivo obliga a docentes a perder días de trabajo en Yaracuy

Share.