Indeseable pero consumado, por Isaías A. Márquez Díaz

1

Foto: Referencial

(20 de noviembre de 2017. El Venezolano).- A tal extremo llega la crisis financiera venezolana por la deuda externa, lastre o rémora que acarreamos desde 2008 a causa de una deuda que se contrae, ofuscadamente, por las actitudes guerreristas del presidente extinto, cuando decide adquirir armamento ruso, dizque por una eventual invasión del imperio norteño, cuento chino que, afortunadamente, no cristaliza, pero hace prosperar la miseria en una nación de la cual muchos de sus hijos han tenido que emigrar en búsqueda de las oportunidades que su país les negara, después de haberse formado con sacrificios múltiples y hasta muchos de ellos forjados den la primera y principal industria nacional (PDVSA), conforme a la meritocracia.

El “DEFAULT” se hace ineludible por varias razones de peso específico, tales como: la emisión de dinero inorgánico y los incrementos descabellados de salario mínimo, pretendiendo soslayar y/o solapar la recesión económica, que se origina, en parte, por la improvisación y desinversión en sectores vitales para la economía del país, pese a los criterios, desacertados, casi todos, de sus tecnócratas, quizá por una filosofía sofista, en desuso, a causa de los fiascos y fracasos económicos, que, tercamente, pretende imponerse a todos los estratos institucionales de la nación venezolana. Que, Tan solo en unos tres años pierde casi un 25 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Por tanto, para honrar sus obligaciones tenía que administrar cerca de un 90 % de los ingresos por exportación del petróleo, lo cual es nada posible con un precio del crudo inferior a los US$30 debido a la negativa de la OPEP a intervenir en la reducción de la demanda por ralentización (recesión) de la economía. Una vez declarado el DEFAULT, conllevará una degradación mayor de nuestra situación económica –crítica, sobremanera-, que hasta podría comportar devaluaciones sucesivas, más la carga impositiva o exacciones trasladables al pueblo.

En 1986 el doctor Uslar Pietri dice: “Entre todas las posibilidades de futuro tenemos que escoger la mejor para realizarla reforzadamente en una accion continua que refrene y contraríe las tendencias negativas y que estimule y fortalezca las tendencias positivas”. Hoy por hoy, neutralizadas, irreductiblemente, según observamos. Y, sin alternativas viables a plazo alguno.

Por Isaías A. Márquez Díaz

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Indeseable pero consumado, por Isaías A. Márquez Díaz - el Venezolano de Broward

Leave A Reply