Hezbollah en la Triple Frontera: Los predicadores que llegan a Venezuela en vuelos de “Aeroterror”

1

A woman walks past a mural depicting late Venezuelan President Hugo Chavez in Caracas March 4, 2015. On March 5, Venezuelans will commemorate the second anniversary of the death of Venezuela’s late president Chavez. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins (VENEZUELA – Tags: POLITICS)

(10 de enero del 2019. El Venezolano).- Un colador. Agujeros por todos lados. Así es la frontera entre Paraguay y Brasil. Lo ratifican todos los que la conocen y cruzan a diario. También, es muy visible en este Puente de la Amistad. Los 522 metros se recorren a pie en apenas unos minutos y nadie pide un solo papel, ni del lado paraguayo ni el brasileño. Unos kilómetros más arriba, en la “frontera seca”, donde ya no está ahí el Paraná, aseguran que los camiones con cigarrillos de contrabando circulan como en una pista de scalextric. Aquí son televisores, celulares o computadoras. Armas, que se venden a la vista de todos en Ciudad del Este. Narcotráfico creciente. Y, por supuesto, personas. Cualquiera que conozca los movimientos de la frontera puede pasar de un país al otro sin mayores problemas. Y si no es por el puente, un simple bote cruza antes de que pueda ser detectado. Por el río, incluso, se puede ingresar fácilmente a Argentina –pasar por la aduana tiene un control de pasaportes un poco más estricto-. Las fronteras aquí son apenas una cuestión administrativa, según INFOBAE AMÉRICA

Comandos de una organización como el Hezbollah libanés o agentes tan bien entrenados como los iraníes pueden penetrar y salir de la Triple Frontera como un gato paseándose por el vecindario. Sobre todo, si tienen otro país de la región como puente. Y para eso está la Venezuela de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. El régimen chavista y el de los ayatollahs encontraron una causa en común, la lucha contra “el demonio estadounidense”. Forjaron una amistad casi inseparable desde que el caudillo venezolano conoció a Mahmoud Ahmadineyad, entonces alcalde de Teherán y luego de 2005 presidente iraní. Chávez viajó una docena de veces para visitar el país centro-asiático. El iraní estuvo seis veces en Caracas.

Irán y Venezuela tenían una relación fluida desde los años sesenta. Ambas naciones participaban de la OPEP, la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Ya en el nuevo siglo, Chávez hizo una desafiante gira por Libia, Irán e Irak -de Bagdad, hay una famosa foto de Saddam Hussein manejando su Mercedes Benz con el comandante venezolano en el asiento del acompañante.

La teocracia iraní, ahogada por las sanciones internacionales que castigaban su desarrollo nuclear, tenía un aliado en “el patio trasero” americano. Muy pronto, las empresas iraníes comenzaron a hacer grandes negocios en la casa de su “pana” caribeño. Sobre todo, con el desdoblamiento cambiario. Por ejemplo, ganaban una licitación para construir viviendas. Llegaban con 80 millones de dólares y los cambiaban en el mercado negro por 400 millones de bolívares. Luego, se presentaban ante el Banco Central venezolano donde lo volvían a cambiar a la cotización oficial y recibían 180 millones de dólares. Gracias al convenio de “relación especial” lo repatriaban de inmediato para que la “revolución” pudiera abastecerse en el mercado negro y burlar las sanciones. Para el traslado del dinero en efectivo, así como drogas y armas, tenían un vuelo semanal entre Caracas y Teherán con escala en Damasco compartido entre las aerolíneas estatales Conviasa e Iran Air. Operaba bajo el código VO-3006. Los venezolanos lo conocían popularmente como el “aeroterror”. De acuerdo a los informes oficiales del Ministerio de Industria venezolano, entre 2007 y 2009 se invirtieron 45,3 millones de dólares en mantener este vuelo y se obtuvieron apenas 15 millones de dólares por pasajes y carga. A la vista, un negocio muy deficitario. Pero tenía otros beneficios: era un medio fantástico para que agentes iraníes, sirios y libaneses viajaran hacia América sin ser detectados. Muchos de estos hombres pasaban por tierra a Brasil y recorrían miles de kilómetros hasta la Triple Frontera para desaparecer entre la comunidad libanesa. Y lo siguen haciendo a pesar de que ese vuelo ya se canceló.
Lea el reportaje completo aquí.
Share.

1 comentario

  1. Pingback: Machado instó a Guaidó a asumir la presidencia por mandato constitucional - El venezolano

Leave A Reply