General Padrino, permítame hacerle unas preguntas (II), por Fernando Ochoa Antich

0
Foto: Referencial

Foto: Referencial

(11 de septiembre de 2016. El Venezolano).- Hace unos días, usted dio una declaración pública basada en algunos de los principios constitucionales que pautan las funciones de la Fuerza Armada Nacional. Usted afirmó el 25 de agosto de 2016 lo siguiente: “si alguien está apostando a la violencia, le anuncio anticipadamente su derrota. Aquí lo que hay es trabajo y optimismo. Si hubiésemos tenido la percepción de cuál era el espíritu que iba a reinar en esa reunión, del espíritu de lucha de todos los presentes, desde hace mucho tiempo la hubiésemos tenido, porque aquí no hay otro destino que trabajar por la paz, por la producción del país, por la estabilidad democrática. Si alguien viene con violencia, ahí está la Constitución y el derecho a marchar, a protestar sin armas como está consagrado en la Constitución de Venezuela. En caso de haber violencia, la respuesta de Fuerza Armada sería firme y terminante”. En verdad, la actuación de la Fuerza Armada Nacional fue respetuosa de ese derecho durante la pacífica Toma de Caracas por la oposición el pasado 1°de septiembre.

Permítame general Padrino hacerle unas preguntas: ¿usted cree que la actuación del presidente Maduro cumple con los principios fundamentales establecidos en nuestra constitución? Ningún venezolano puede olvidar la amenaza de Nicolás Maduro cuando se comparó con el dictador turco: “¿Ustedes vieron lo que pasó en Turquía? Erdogan se va a quedar como un niño de pecho para lo que va a hacer la Revolución Bolivariana si la derecha pasa la frontera del golpismo otra vez. Y no lo digo por decirlo. Estoy preparado para hacerlo”. Esa amenaza iba dirigida al pueblo venezolano y a la Fuerza Armada Nacional. Además, usted, general Padrino, conoce perfectamente bien que el 11 de abril de 2002 no hubo un golpe de Estado. Fue una marcha popular, desarrollada en plena paz, que ante su magnitud fue reprimida violentamente por la Guardia Nacional y los grupos armados del oficialismo con gran ensañamiento por instrucciones precisas de Hugo Chávez. Es posible, así lo señalan los historiadores, que después de la marcha haya ocurrido un golpe de Estado. La mejor demostración de que el responsable de los asesinatos de ese día fue Hugo Chávez fue su rechazo a no aceptar una Comisión de la Verdad propuesta por la Coordinadora Democrática para estudiar las correspondientes responsabilidades…

La Fuerza Armada Nacional no puede cohonestar la pretensión del régimen chavista de deslegitimar al actual parlamento, electo por una contundente mayoría de nuestro pueblo, utilizando para ese fin a los demás poderes públicos. Los venezolanos conocen perfectamente bien la forma inconstitucional como fueron designados los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia por la anterior Asamblea Nacional. Es del conocimiento público que muchos de esos magistrados no reúnen los méritos académicos y profesionales exigidos por la Constitución Nacional. Tampoco es posible que nuestra Institución Armada comparta la opinión de que ese írrito TSJ decida que las leyes, resoluciones, acuerdos y decisiones aprobadas por la Asamblea Nacional son inválidos por ser inconstitucionales, utilizando como argumento que el Parlamento no acató su decisión de desincorporar a los diputados legítimamente electos por el estado Amazonas, después de haber transcurrido más de seis meses sin decidir sobre el caso y el Consejo Nacional Electoral no haber convocado a las correspondientes elecciones. General Padrino, esos hechos constituyen un golpe de Estado. ¿Cuál será su posición ante tan flagrante violación de la Constitución Nacional?

Hablemos ahora del Referendo Revocatorio. Sin lugar a dudas, el mejor escenario para resolver esta grave crisis es convocarlo este año. De esta manera se evitaría someter a la Fuerza Armada Nacional al inmenso riesgo de tener que reprimir a nuestro pueblo. Recuerde, general Padrino, los lamentables sucesos del 27 de febrero de 1989. Usted conoce perfectamente bien que hay suficiente tiempo para convocarlo antes del 31 de diciembre de 2016. Asimismo, deben realizarse las elecciones de gobernadores antes de febrero de 2017. No hacerlo incrementaría gravemente las tensiones sociales. Nicolás Maduro y su gobierno han perdido el apoyo popular. Su aceptación ha alcanzado niveles que no superan el 20%. Es tal la angustia de nuestro pueblo que empiezan a correr rumores de todo orden. Se afirma que importantes grupos del PSUV presionan por la renuncia del presidente Maduro. También se dice que altos dirigentes del chavismo maniobran para que usted acepte ser nombrado vicepresidente de la República.

No cometa ese grave error. Los problemas políticos, económicos y sociales no pueden resolverse mientras el régimen chavista se mantenga en el poder. Esa es la verdad. Sería imposible obtener los recursos financieros y los apoyos nacionales e internacionales necesarios para enfrentar la crisis. Reflexione general Padrino. No comprometa a nuestra Institución en una aventura tan riesgosa. La Fuerza Armada Nacional es una organización regida por la Constitución y su Ley Orgánica, que está al servicio de la Nación, del Estado y en general, de todos los venezolanos. Los gobiernos tienen fecha de inicio y de finalización. La Nación, el Estado, la Constitución y la Fuerza Armada Nacional son instituciones permanentes. Lógicamente, los militares en servicio activo tienen, cada uno, sus preferencias políticas, pero no les está permitido manifestarlas por la Constitución Nacional y mucho menos parcializarse por ninguna de ellas. Es inaceptable el desliz que usted cometió, hace algunos días, al afirmar que los militares deberían tener valores socialistas. Además, es ética y moralmente cuestionable que usted utilice su posición para comprometer políticamente a la Fuerza Armada con una determinada orientación política. El artículo 328 de Constitución de 1999 establece claramente que la Fuerza Armada Nacional “está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política”.

Por Fernando Ochoa Antich / El Nacional.

Compartir .

Dejar respuesta