Fiscalía de Nueva York citó a familiares de Maduro y miembros de Casa Militar por caso de “narcosobrinos”

1
Referencial

Referencial

(11 de octubre 2016. El Venezolano).- El próximo 21 de octubre la Fiscalía de Nueva York (Estados Unidos) interrogará a varios ciudadanos venezolanos, con el objetivo de confirmar la participación de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas en actividades ligadas al narcotráfico.

Lea también: Conozca a Wilmer Ruperti: el empresario que defiende a los “narcosobrinos”

Unas 18 personas en Venezuela fueron citadas por la justicia estadounidense, de acuerdo con El Nuevo Herald, entre los convocados a declarar se encuentran integrantes de la familia inmediata de la pareja que gobierna a Venezuela, Nicolás Maduro y Cilia Flores, así como integrantes de la Casa Militar.

Por su parte, la periodista Maibort Petit en su blog, donde además detalló que las citaciones fueron enviadas por el Gobierno norteamericano con expresa solicitud para que las personas invitadas a declarar lo hagan personalmente en la oficina federal ubicada en el 40 Foley Square en Manhattan.

Petit informó también que “el despacho del Fiscal Preet Bharara también adelantó una serie de movimientos para determinar con precisión todos los elementos relacionados con el pago de la defensa hecho por el empresario ligado al régimen de Nicolás Maduro, Wilmer Ruperti. Entre los movimientos destaca la revisión de las empresas del benefactor de los sobrinos de Cilia Flores en los EEUU y Panamá, así como también los movimientos de dichas compañías en el sistema financiero estadounidense”.

Asimismo, trascendió que serán 8 ciudadanos venezolanos que se presentarían a la declarar en lo referente a las actividades de los dos sobrinos de la pareja presidencial, quienes son acusados por los Estados Unidos de conspirar para transportar y distribuir 800 kilos de cocaína en varias ciudades estadounidenses.

La defensa de los Flores solicitó a la corte negar la solicitud hecha por la fiscalía para realizar una segunda audiencia curcio que busca aclarar con los dos acusados los posibles conflictos potenciales que genera el pago de los honorarios de los abogados por parte de Wilmer Ruperti.

De la misma forma, los abogados de los Flores introdujeron otro documento donde rechaza los movimientos de la fiscalía para recoger más evidencias que serán mostradas en el juicio contra Campos Flores y Flores de Freitas.

Según la defensa, “el gobierno de los Estados Unidos ha iniciado una serie de movimientos que incluye acciones ilegales e impropias contra los dos acusados, incluyendo las invitaciones a ciudadanos de Venezuela para que testifiquen contra los dos sujetos presos desde el 10 de noviembre de 2015 en Nueva York”, refirió petit en su blog.

La periodista venezolana también remarcó que “la defensa de los Flores se quejó nuevamente ante el juez Crotty de las acciones de la fiscalía, en especial de la citación para 21 de octubre, alegando que los individuos citados a declarar son extranjeros y no pueden ser testigos válidos en un juicio. Este argumento es rechazado por la fiscalía que ha usado este tipo de procedimientos legales en varias oportunidades”.

En este sentido, la defensa argumenta que no hay recursos legales para soportar los movimientos de la fiscalía, y que todas las solicitudes hechas por el gobierno a lo largo de esta semana no están enmarcadas en la ley, por lo que representan un acoso por parte del ente acusador contra los sobrinos presidenciales. Adicionalmente, los abogados fustigaron el mecanismo usado por la fiscalía para entregar las citaciones en Venezuela, señalando que la ley impone que sea un oficial del gobierno quien haga la entrega oficial de dichos documentos, siempre dentro del territorio estadounidense. Señalan que las citaciones se hicieron por correo electrónico por lo cual no cumple con los requerimientos establecidos en la ley.

Finalmente, la defensa arremetió contra el fiscal Preet Bharara, diciendo que está desesperada y que con sus citaciones trata de intimidar a los ciudadanos venezolanos a que acudan a la corte de manera obligatorio, o de lo contrario serán penados. Esta acción -dicen los abogados- busca de manera desesperada salvar el caso de los Flores en un posible juicio, ya que las evidencias que posee para sostener el mismo están cargadas de errores e inconvenientes que les eliminan el valor para probar la carga.

Compartir .

Dejar respuesta