Fiscal de caso “narcosobrinos” no anulará pruebas de riqueza y vínculos con las FARC

2
Fiscal de caso "narcosobrinos" no anulará pruebas de riqueza y vínculos con las FARC

Archivo

(28 de octubre de 2016. El Venezolano).- El fiscal Preet Bharara dejó claro, en un documento entregado a la corte del Distrito Sur de Nueva York, que las evidencias relacionadas con la situación financiera de los demandados es totalmente admisible en el juicio que se le sigue a los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas.

El juez lanzó este jueves fuertes dardos a la defensa que pretende eliminar las pruebas más comprometedoras que posee el gobierno contra los dos sujetos acusados de conspirar para traficar a los EEUU, 800 kilos de cocaína de alta pureza.

Según Bharara hay enormes contradicciones en las declaraciones de los acusados. Primero dijeron que estaban viviendo un estilo de vida “modestos” en Venezuela antes de su detención y luego se empeñan que eliminar las pruebas de su riqueza y estilo de vida.

Según lo reseñado por la periodista Maibort Petit a través del blog Venezuela Política, para el fiscal neoyorquino es inconcebible que los acusados pretendan impedir que el gobierno muestre las pruebas relativas a las fuentes de su riqueza en Venezuela. Si bien el gobierno no tiene la intención de enfocarse en tales argumentos en su acusación, “ciertos aspectos de la  riqueza de los acusados y, en particular, su acceso y capacidad de suministro de aviones privados, son muy relevantes y admisibles en el juicio”. 

Lea también: Abogados de “Narcosobrinos” intentan eliminar testimonios “no creíbles”

Otro aspecto que utilizará el fiscal en su estrategia de acusación es el argumento que desmiente que los dos acusados “eran hombres de negocios en Venezuela y que ambos fueron engañados por los informantes de la DEA para instarlos a cometer un delito”.

Los acusados también discutieron las fuentes confidenciales la persona identificada en la audiencia de supresión como CW-1, el uso de aviones privados para transportar cocaína. Esta evidencia se vuelve particularmente relevante a la luz de la teoría de la defensa de que los acusados carecían de la capacidad logística para hacer el envío de la droga a los EEUU.

Sostiene la fiscalía que las pruebas de la riqueza de los acusados -cualquiera que sea su fuente- es probatoria de su participación en la conspiración para importar cocaína y su capacidad para facilitar el envío de grandes cargas de drogas fuera de Venezuela.

Apunta el documento de la fiscalía que “se debe permitir el testimonio de los informantes confidenciales CS-1 y CS-2 quienes afirman que el kilo de la sustancia que fue llevada por los acusados a la reunión del 27 de octubre de 2015 en Caracas era cocaína”. 

Bharara rechaza el argumento expuesto por la defensa de los sobrinos presidenciales según el cual la sustancia no era cocaína porque CS-1 y CS-2 no experimentaron los efectos de la sustancia. 

El testimonio ofrecido por CS-1 y CS-2 deja claro que los acusados llevaron el kilogramo a una reunión el 27 de octubre de 2015. Esto aunado a la declaración altamente inculpatoria del Campos Flores al agente especial de la DEA, Sandalio González con respecto a una fotografía del kilogramo, cuando le preguntó: “¿sabes lo que es eso.” y él respondió “Tú sabes lo qué es”.

El documento refiere además la petición de los acusados de eliminar de las pruebas la mención a la Farc, que era el proveedor de la droga que pensaban importar a los EEUU.

Al respecto dice que “el tribunal debe negar la moción de los acusados para que se eliminen algunas porciones de la confesión de Campos Flores y declaraciones grabadas donde Campos Flores confesó que “las FARC”, o las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, fue la que suministró de la cocaína que se trata en este caso”. Asimismo, la relacionada con las declaraciones de Campos Flores en el sentido de que “nosotros” estamos “en guerra” con Estados Unidos y las declaraciones acerca de poner a la gente en la cárcel o enviarlos a la cárcel.

Los acusados tratan de excluir sus propias palabras acerca de la manera en que tenían la intención de cometer el delito por el que están a punto de ser sometidos a juicio” dice el fiscal.

Esta evidencia de Campos Flores es de alto valor probatorio y por tanto debe ser admitida, al igual que la grabación donde Campos Flores le explica a un agente de la DEA la oferta para la transacción de drogas planificada  para ser importada, lo que constituye prueba fundamental para probar el delito imputado, al igual que deja claro, los motivos de los acusados para llevar a cabo la transacción, su capacidad para llevar a cabo la trato, y su conocimiento de que el acuerdo tendría consecuencias para los Estados Unidos.

Dada la relevancia de las declaraciones cuestionadas y su conexión con la conducta incriminada, el valor probatorio de estos estados no es “compensada sustancialmente por un peligro de. . . prejuicios injustos [o]confundir los temas ” sino una evidencia clara para probar el delito.

Bharara aclara que la Regla 403 (que argumenta la defensa para pedir las mociones) autoriza la exclusión de pruebas pertinentes sólo si su “valor probatorio es sustancialmente superado por el peligro de que,” entre otras cosas,  se creen”prejuicios injustos o puedan generar confusión de los temas en los jurados”.

Advierte que “obviamente todas las pruebas de la culpabilidad son perjudiciales para los acusados, en el sentido de perjudicar a la defensa, pero eso no es lo mismo que ser “injustamente” perjudicial”.

El hecho que Campos Flores haya declarado al agente González que las FARC eran las proveedoras de la droga que negociaban y la asociación de Campos Flores con “El Gocho”, quien era el contacto que le suministra la cocaína es una evidencia que no puede ser obviada.

El Gobierno trata de llevar al jurado las siguientes evidencias: 

(1) Campos Flores dice que un individuo llamado “Hamudi” le había presentado a “El Gocho” en Caracas, aproximadamente dos meses antes de la detención de Campos Flores; (Ii) Campos Flores dijo que se había reunido con “El Gocho” aproximadamente cinco veces; (Iii) Campos Flores dijo que “El Gocho” le había proporcionado fotos con el kilogramo que trajo a la reunión de octubre de 27; (Iv) Cuando se le preguntó Campos Flores dónde estaba almacenando los 800 kilogramos de cocaína, Campos Flores indicó que “El Gocho” no había proporcionado el total de 800 kilos, sin embargo, dijo que sólo se había dado un kilogramo; (V) Campos  Flores dijo que “El Gocho” había sido reacios a proporcionar a la cocaína en base los créditos, pero que habían acordado que “El Gocho” le iba a proporcionar los kilogramos y que Campos Flores le pagaría después de recibir el pago de la negociación; y  (vi) Cuando el agente especial González pidió Campos Flores si sabía quién suministra la cocaína a “El Gocho”, Campos Flores indicó que “El Gocho” dijo que la cocaína fue suministrada por las FARC.

El gobierno rechaza los argumentos -sin fundamento- de los dos acusados, donde afirman que la cocaína que supuestamente iba a ser enviada en este caso, nunca se presentó” y “no habrá pruebas que presentar en el juicio ya que que en realidad la droga nunca existió”. 

Para leer el reportaje completo entre en este Link.

 

Compartir .

Dejar respuesta