Expertos habían advertido sobre tragedia en Mocoa por años

1

Foto: Archivo

(05 de abril de 2017. El Venezolano).- Luego de la tragedia en la localidad de Mocoa en Colombia, salieron a relucir denuncias sobre las pésimas condiciones ambientales que sustentaban al asentamiento.

Al momento de la avalancha en que cientos de personas murieron, muchos habitantes estaban desprevenidos cuando los ríos arrasaron con todo a su paso.

Lea también: Gobierno colombiano anunció construcción de nuevo acueducto en Mocoa

Los pronunciamientos de instituciones oficiales, expertos en uso de suelos y organizaciones ambientales advirtieron por años que la ciudad de Mocoa podría sufrir el desbordamiento de ríos.

Incluso muchos de quienes vivían en zonas vulnerables estaban conscientes de los riesgos, aunque no hicieron caso. Y la ciudad continuó extendiéndose hacia el oeste, en terrenos inundables.

Lea también: Autoridades en Colombia siguen buscando sobrevivientes en Mocoa

“Desafortunadamente en Colombia no tenemos una buena evaluación de los riesgos o buenas políticas de uso del suelo que prohíba a la gente establecerse en áreas como esta”, explicó Marcela Quintero, una investigadora del Centro Internacional de Agricultura Tropical, una de las organizaciones que encendió las alarmas sobre la deforestación que ocurría en el sector.

Entre los riesgos de Mocoa se encuentra la confluencia de algunos ríos en la regional subtropical del Amazonas en el sur de Colombia. Los peligros se han incrementado por la tala de árboles en terrenos que son usados para la cría de ganado y la agricultura, lo cual ha provocado que no tenga una barrera que la proteja de inundaciones y derrumbes. Luego vino la llegada de nuevos habitantes, muchos de los cuales huían de la violencia derivada del conflicto armado entre el gobierno y la guerrilla.

Tres de los seis ríos que rodean Mocoa salieron de su cauce. Una masa de lodo y agua avanzó por las calles, destruyendo casas y arrastrando autos y electrodomésticos a su paso. Al menos 279 personas, en su mayoría niños, murieron.

Hasta el martes, unas 200 personas seguían desaparecidas entre los escombros y bajo el lodo, mientras más de 2.700 personas que perdieron sus casas permanecían en albergues, reseñó Associated Press.

Santos ha prometido reconstruir Mocoa y hacerla mejor que antes, aunque su gobierno no ha dicho si eso incluye sacar a la gente de las zonas inundables. Quienes estudian la región dicen que lo que se necesita son mejores políticas del uso del suelo para prevenir la deforestación, que termina con la mejor barrera natural contra las inundaciones, lo cual será más importante que nunca si el cambio climático provoca aún más lluvias.

 

Compartir .

Dejar respuesta